Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Hoy te invitamos a abrir un "Espacio Sagrado", y a permanecer aquí diez minutos orando, mientras estás frente a tu computador, con las guías en la pantalla y las Escrituras escogidas para cada día.

Comienzo de la Oración »

Algo para pensar y orar en esta semana

Tomás el incrédulo

El apodo “Tomás el incrédulo” siempre me ha molestado. Después de todo, Tomás poseía una gran fe, y por ella dejó todo lo que tenía: familia, amigos, hogar y trabajo, para seguir a Jesús. Y sin embargo, lo recordamos sólo por un momento, en el que le surgió una comprensible duda, ante una situación tan inesperada. De hecho, no creo que mi reacción ante la noticia que recibió hubiera sido muy distinta. Cuando me coloco al lado de Tomás al leer el Evangelio de Juan, veo que Tomás, en su humanidad, es una figura destacada.
Como Tomás no estaba con los demás discípulos en la Sala de Arriba, cuando Jesús se les apareció por primera vez, su encuentro con Cristo Resucitado fue postergado. En cierto sentido, su especial experiencia con el Resucitado lo llevó a una Pascua personal.

En el relato de Tomás, somos testigos de la jornada espiritual de un alma deseosa de acompañar a Jesús, a pesar de tener una humanidad real y con defectos. En Tomás, también podríamos ver la historia del “otro”, aquél que se separó de la comunidad, una figura que todos los que desean acompañar a Jesús, en fe y en obras, nos pueden relatar.
Rebeca Ruiz

 

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses