Sacred Space User Settings Menu

Hoy te invitamos a abrir un "Espacio Sagrado", y a permanecer aquí diez minutos orando, mientras estás frente a tu computador, con las guías en la pantalla y las Escrituras escogidas para cada día.

Comienzo de la Oración »

Algo para pensar y orar en esta semana

Sobre la Paciencia y la Misericordia

En el Evangelio de Juan, el apóstol Tomás experimenta personalmente la misericordia de Dios, el que tiene un rostro: el rostro de Jesús resucitado. Tomás no cree cuando los otros apóstoles le dicen que “hemos visto al Señor”. No le fue suficiente que Jesús lo había anunciado y lo había prometido: “Resucitaré al Tercer Día”. Tomás quería verlo, poner su mano en el costado de Jesús y sus dedos en el lugar de los clavos. ¿Y cómo reacciona Jesús? Con paciencia: Jesús no abandona a Tomás en su porfiada incredulidad; le da una semana de tiempo. No le cierra la puerta: Él espera. Y Tomás reconoce su propia pobreza, su poca fe: “Mi Señor y mi Dios!” Con esta simple invocación, aunque llena de fe, responde a la paciencia de Jesús. Se deja cubrir de la misericordia divina; ve con sus propios ojos las heridas de las manos, pies y costado de Jesús, y descubre la confianza. Tomás es un hombre nuevo, ya no un incrédulo, sino que un creyente.

Pensemos también en los dos discípulos en el camino a Emaús: sus rostros entristecidos, su estéril jornada, su desaliento. Pero Jesús no los abandona: camina al lado de ellos, y no solo eso! Les explica pacientemente las Escrituras, las que hablan de Él, y acepta quedarse con ellos a compartir la cena y pasar la noche. Esta es la forma de hacer las cosas de Dios: no es impaciente como nosotros, que a menudo queremos todo de inmediato…

Hermanos y hermanas, nunca perdamos la confianza en la paciencia y misericordia de Dios!

Papa Francisco, The Church of Mercy, Loyola Press. 

Más sobre Espacio Sagrado