Programas del usuario

Hoy te invitamos a abrir un "Espacio Sagrado", y a permanecer aquí diez minutos orando, mientras estás frente a tu computador, con las guías en la pantalla y las Escrituras escogidas para cada día.

Comienzo de la Oración »

Algo para pensar y orar en esta semana

La Transfiguracion

Contemplemos la Transfiguración (Marcos 9:2-8), con la obvia referencia al bautismo de Jesús en el Jordán (Marcos 1:9). En el bautismo leemos: “Al momento de salir del agua, Jesús vio los Cielos abiertos: el Espíritu bajaba sobre él como lo hace la paloma, mientras se escuchaban estas palabras del Cielo: "Tú eres mi Hijo, el Amado, mi Elegido". (Marcos 1:10-11). ¿Cómo se sintió Jesús al escuchar estas palabras, él que era un judío del Primer Mandamiento? Podemos pedirle que nos lo revele.
Ahora, en la Transfiguración, Jesús tiene otra profunda experiencia de Dios. Esta escena se puede leer en esta forma, aunque otros la ven como una aparición de la Resurrección. Jesús acaba de predecir la Pasión, por primera vez; Él puede palpar el odio y el veneno que comienza a rodearlo. En ese momento tan crítico de su vida, vuelve a escuchar las mismas palabras: “"Este es mi Hijo, el Amado, escúchenlo" (Marcos 9:7). Que gran consuelo deben haber sido estas palabras para Él. Después de todo, son los líderes de la religión de Dios, lo que están buscando la muerte de Jesús. ¿Puede Él haber tenido dudas de lo que iba a suceder? Conozco personas que han llorado de alegría al saber que Jesús había escuchado esas palabras de amor y consuelo de Dios, en su hora más oscura. Y ellas han sentido que el recuerdo de esta experiencia lo ayudó en el Jardín de Getsemaní. ¿Cómo te sientes frente a esta escena? ¿A qué se asemeja Jesús para ti?

William A. Barry, SJ
 

 

Más sobre Espacio Sagrado

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses