Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Orando con el Papa

Septiembre 2016
Ofrecimiento Diario: 

Señor mío Jesucristo,

Tú siempre cumpliste con la voluntad de tu Padre,
Y siempre estuviste atento a su llamado,
Fiel hasta el final.
Por el poder de la Eucaristía,
Inspírame hoy con un corazón como el tuyo,
Atento, abierto y fiel.
Como María, tu madre,
Que yo pueda llevar Tu amor a todos los que encuentre.

Ruego con toda la Iglesia
por las intenciones  del Papa para este mes.

 

Intenciones de este Mes:
Universal: 

Que cada día yo pueda contribuir al bien común, y a la construcción de una sociedad que coloca al ser humano en su centro.

Para la Evangelización: 

Que al participar en los Sacramentos, y meditar las Escrituras, los cristianos podamos estar más atentos de nuestra misión de evangelizar.

La Misión para Evangelizar

Ya que vivimos en la tierra, antes de poder evangelizar, debemos evangelizarnos. Como cristianos, todos debemos estar abiertos a los cambios para lo mejor, que Dios desea trabajar en nosotros y a través de nosotros. Como lo dice el Bendito John Henry Newman, “aquí abajo, vivir es cambiar, y para ser perfecto, es cambiar a menudo”. El propio deseo de evangelizar, es un regalo de Dios que debe ser alimentado para entregar sus frutos eternos.
Los Sacramentos están para ayudarnos en nuestro camino. Podemos imaginarlos como una “estación de servicio espiritual”. Nos debilitamos sin los Sacramentos de la Reconciliación, la Eucaristía y la Unción, que tenemos a nuestro alcance a lo largo de nuestras vidas. Estos Sacramentos se han instituido para facilitar la santidad a la que todos hemos sido llamados. Al meditar y orar las Escrituras, los cristianos – católicos y protestantes – se encontrarán preparados para evangelizar. Nada les debe faltar en sus herramientas espirituales.
Donde quiera que nos encontremos en nuestra vida diaria, será “territorio de misión”. En el plan de Dios, cada uno de nosotros que ha recibido el Sacramento del Bautismo, ha sido ungido como un portador de la Buena Nueva. “Tú serás, además, una luz para las naciones, para que mi salvación llegue hasta el último extremo de la tierra.”

Paula Murray

 

Más sobre Espacio Sagrado

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses