Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Lucas 2:36-40

La Palabra de Dios

Estaba allí la profetisa Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era de edad avanzada, casada en su juventud había vivido con su marido siete años, desde entonces había permanecido viuda y tenía ochenta y cuatro años. No se apartaba del templo, sirviendo noche y día con oraciones y ayunos. Se presentó en aquel momento, dando gracias a Dios y hablando del niño a cuantos aguardaban la liberación de Jerusalén. Cumplidos todos los preceptos de la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño crecía y se fortalecía, llenándose de sabiduría; y el favor de Dios lo acompañaba.

Lucas 2:36-40
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Active
    Default
    • Ana nunca dejó el templo, pero ahí adoró, con ayuno y oración, ¡día y noche! Imagínatelo. No todos podemos estar tan focalizados como eso, pero todos queremos poner a Dios primero en nuestras vidas. ¡Realmente primero!
    • El niño Jesús creció y se hizo fuerte, lleno de sabiduría, y el favor de Dios estaba con él. Por medio del bautismo, estas cosas también son ciertas en cada uno de nosotros.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • La vida de Ana transcurría escondida en el templo. La vida de Jesús, a medida que crecía desde la infancia a la adultez, estuvo escondida durante treinta años en un oscuro pueblo. En este tiempo escondido, Jesús creció. Se volvió fuerte, lleno de sabiduría y recibiendo el favor de Dios.
    • Señor, permíteme valorar la cualidad escondida de la oración. “Lo que para cada uno es interiormente desconocido, para los demás es de vital consecuencia para todos”. Que nunca dude del valor de “perder el tiempo” escondido contigo, ante el Padre.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Ana, otra persona de la Gente Tranquila (Salmo 35:20), había vivido hasta avanzada edad. Todo lo que sabemos de ella es el momento de reconocimiento y bendición. Al ver a Ana tomar el niño en sus brazos y cómo sus ojos se iluminaban, María debe haberse emocionado! El niño creció… Esta última frase resume el 90% de la vida de Jesús, una vida escondida a medida que crecía fuerte y sabio.
    • Señor, me estás diciendo que no hay daño en vivir en la quietud, y en dejar que el tiempo haga caer Tu favor sobre mí.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • ¡Piensen en la dicha de Ana! Por tantos años ha vivido fielmente en el templo. Es una figura familiar allí, parte del mobiliario. Es una anciana santa, estable en sus caminos. Entonces viene un momento de dicha cuando reconoce que Dios sí está presente, y en la forma humana. Se lo comunica a todos. Que yo pueda hablar de Dios, que nace en nuestro mundo hoy en día.
    • María debe haber considerado mil veces en su corazón a su pequeño hijo Jesús. Él es tan común: come, duerme, juega, ríe y llora. Aprende fácilmente, es un niño bendito. Pero, ¿Es verdad la promesa del ángel de que en realidad es el Hijo de Dios? ¿Cómo puede ser eso? Y, sin embargo, hay señales de confirmación: la bendición de Isabel, los ángeles y los pastores, los reyes de Oriente y ahora las palabras de Simón y Ana. A María se le da lo suficiente para ayudarla a creer, y a nosotros también.
    • Me imagino que yo vivo cerca de la casa de José y que él y María me invitan a menudo. Yo amo estar ahí y jugar con el niño. Cuando Jesús me sonríe mi corazón se derrite.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • A San Lucas le gusta emparejar caracteres femeninos y masculinos. Ana es una mujer santa de gran esperanza. Ella aparece justo en el momento adecuado que es el momento de Dios. Ella le explica a la gente que ha llegado la liberación que han estado esperando. Le pido en mis plegarias que yo pueda ser libre de lo que me detiene para servir a Dios.
    • Los viejos pueden parecer insignificantes o incluso problemáticos. Pero ellos pueden tener gran sabiduría que compartir. Dios a menudo encuentra fácil trabajar con ellos porque ellos son libres de corazón. Pido la gracia de poder respetar a los mayores y aprender de ellos.

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses