Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Juan 1:29-34

La Palabra de Dios

Al día siguiente Juan vio acercarse a Jesús y dijo: “Ahí está el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. De él yo dije: Detrás de mí viene un varón que es más importante que yo, porque existía antes que yo. Aunque yo no lo conocía, vine a bautizar con agua para que se manifestase a Israel”. Juan dio este testimonio: “Contemplé al Espíritu, que bajaba del cielo como una paloma y se posaba sobre él. Yo no lo conocía; pero el que me envió a bautizar me había dicho: “Aquél sobre el que veas bajar y posarse el Espíritu es el que ha de bautizar con Espíritu Santo”. Yo lo he visto y atestiguo que él es el Hijo de Dios”.

Juan 1:29-34
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Active
    Default
    • Frecuentemente, los artistas representan a Juan el Bautista con un brazo extendido que muestra a Jesús. La imagen nos recuerda con exactitud la parte de Juan en la historia del Evangelio. También nos ilustra su propia comprensión de sí mismo. Juan es capaz de identificar quién es Jesús, pero solo Jesús “quita los pecados del mundo” y “bautiza con el Espíritu Santo”. Es Jesús el que es el “Hijo de Dios”.
    • En los tiempos bíblicos, el nombre de una persona tenía una misteriosa identidad con el que lo llevaba. Esta tradición llega hasta ahora en la fiesta de hoy, en que honramos “el Santo Nombre de Jesús”. En el Nuevo Testamento se invoca el nombre de Jesús de diversas maneras, tal vez la más notoria en el himno de Pablo: ” Por eso Dios le dio el más alto honor, y el más excelente de todos los nombres, para que, ante ese nombre concedido a Jesús, doblen todos las rodillas en el cielo, en la tierra y debajo de la tierra, y todos reconozcan que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios, su Padre”.(Fil. 2:9-11)
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • En la historia del Evangelio de hoy, se nos relata el momento en que Juan el Bautista se da cuenta de lo que Jesús fue para él.
    • Al reflexionar sobre este pasaje de la Escritura, puedes oír a Jesús decirte las palabras que dice a cada discípulo, “Y tú, quién dices que soy yo”. Dile lo que ves y sientes sobre Él, y luego escucha lo mucho que te aprecia por permanecer con Él como su compañero.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • En la lectura del Evangelio de hoy, Juan Bautista habla de Dios como de aquel que lo envió, como también del Espíritu, que desciende sobre Jesús y permanece con Él.
    • Durante algunos momentos de oración, quédate con María y Juan, mientras ellos experimentaban cuál era el propósito del Antiguo Testamento que se desplegaba ante sus ojos. Éste es el plan de las tres personas de la Trinidad que se revela ante Uds.
    • Dice Karl Rahner: “Lo que es central a toda teología y espiritualidad, es que las tres personas de la Trinidad, Ellas mismas, quieren revelarse a Uds.”.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • El Cordero de Dios agita connotaciones bíblicas: el Cordero de Pascua, y el Sirviente Sufriente (Isaías 53), llevado como un cordero al sacrificio, cargando con nuestros pecados.
    • Señor, cuando yo escucho de barbarismos atroces realizados por personas de nuestra raza, y de la injusticia y dolor que las personas sufren a través de la maldad de otros, recuerdo que éste es el mundo en el que Tú entraste, y la carga que Tú tomaste sobre Tí mismo. Tú tenías una espalda fuerte para cargar con el mal que está en el mundo.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Los testigos de Juan el Bautista profundizaban en lo que se le revelaba a él en su oración y en lo que veía con sus ojos. Bendíceme ahora, Señor, para que reconozca más claramente la manera cómo Tú estás actuando en mi vida.
    • Juan sabe quién es Jesús, pero se le reveló súbitamente qué era Jesús. El ve que el Espíritu desciende y se posa sobre Jesús. El Espíritu toma morada permanente en él. A medida que transcurre el día, ¿puedo darme cuenta de que mi vida está impregnada del Espíritu de Dios?
    • Jesús viene a llevarse el pecado, pero a veces yo me detengo en mi culpa y no dejo que el pasado quede atrás. Cordero de Dios, Tú que quitas los pecados del mundo, ten piedad de mí.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • El niño débil y tierno en los brazos de María, se presenta en contra de todas las prácticas corruptas, la opresión, las habladurías dañinas y la calumnia. En su manera suave e indulgente, Él ablanda la dureza de nuestros corazones. Con el toque de su Espíritu en el Bautismo, Él nos sana y nos hace libres.
    • Juan sabe quién es Jesús, pero se le reveló súbitamente qué era Jesús. Él ve que el Espíritu desciende y se posa sobre Jesús. El espíritu toma morada permanente en él. A medida que transcurre el día, ¿puedo darme cuenta de que mi vida está impregnada del Espíritu de Dios?
    • Dios querido, Tú cortas a través de la malla del interés personal que nos atrapa. Tú nos liberas de nuestras tendencias y sentimientos obscuros. Ábrenos a la vida que Tú quieres para nosotros, de modo que podamos llegar a los demás y ayudar a liberarlos de sus cargas.

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses