Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Marcos 2:1-12

La Palabra de Dios

Tiempo después, Jesús volvió a Cafarnaún. Apenas corrió la noticia de que estaba en casa, se reunió tanta gente que no quedaba sitio ni siquiera a la puerta. Y mientras Jesús les anunciaba la Palabra, cuatro hombres le trajeron un paralítico que llevaban tendido en una camilla. Como no podían acercarlo a Jesús a causa de la multitud, levantaron el techo donde él estaba y por el boquete bajaron al enfermo en su camilla. Al ver la fe de aquella gente, Jesús dijo al paralítico: "Hijo, se te perdonan tus pecados". Estaban allí sentados algunos maestros de la Ley, y pensaron en su interior: "¿Cómo puede decir eso? Realmente se burla de Dios. ¿Quién puede perdonar pecados, fuera de Dios?" Pero Jesús supo en su espíritu lo que ellos estaban pensando, y les dijo: "¿Por qué piensan así? ¿Qué es más fácil decir a este paralítico: Se te perdonan tus pecados, o decir: Levántate, toma tu camilla y anda? Pues ahora ustedes sabrán que el Hijo del Hombre tiene en la tierra poder para perdonar pecados". Y dijo al paralítico: "Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa". El hombre se levantó, y ante los ojos de toda la gente, cargó con su camilla y se fue. La gente quedó asombrada, y todos glorificaban a Dios diciendo: "Nunca hemos visto nada parecido".

Marcos 2:1-12
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Active
    Default
    • Una historia dramática: puedes comprometerte en ella al identificarte con el paralítico, con uno de sus amigos o con los que rodeaban a Jesús. El lugar donde te coloques afectará cómo experimentas el desarrollo de los eventos. ¡Déjate sorprender!
    • Lo que pudo haber sido una simple curación, se convirtió en una confrontación teológica tensa. Es Jesús quien instigó esto al perdonar los pecados del paralítico (que no se lo había pedido). Los escribas presentes consideraron que esto era una blasfemia: sólo Dios puede perdonar los pecados. Entonces Jesús usa su poder para sanar el cuerpo como un signo de que tiene autoridad para sanar también el alma. Marco ya está señalando el cargo con el que las autoridades judías buscarán más adelante la pena de muerte para Jesús por blasfemia.
    • Adviertan que el paralítico depende de sus amigos para que lo lleven hasta Jesús. Es su fe la que reconoce Jesús y responde a ella. El paralítico nunca dice una sola palabra en el episodio.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Una de las cosas que dan más vida, que Jesús hace en textos evangélicos como el de hoy, es perdonar nuestros pecados. Al hacerlo así, nos está alentando para perdonar, no sólo a los otros, sino también a nosotros mismos. Si lo hacemos así, aprendemos a vivir en paz con la realidad de que somos seres humanos limitados y cometemos errores, o a veces somos negligentes en la manera de relacionarnos.
    • Llévale a Jesús alguna falla del pasado que te cuesta perdonarte a tí mismo. A la luz de la lectura evangélica de hoy, escucha el deseo de Jesús de perdonarte y también de que te perdones. Si te parece que esa capacidad de Jesús para perdonar es atractiva, díselo.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Algunas veces yo también me siento paralizada/o por el temor, o por la falta de energía. Y llego frente a Jesús sin disimular mi impotencia. Y permito que la fuerza de Jesús se haga cargo.
    • Jesús también pone mi necesidad en proporción; Él quiere que yo vea que su apoyo no es solo por mí – sino que está ahí para todo el mundo.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • En el Sacramento y en la oración, Dios se nos acerca más que nunca, cuando nuestros pecados son perdonados. Quizás, cuando nos perdonamos nuestros pecados mutuos, estamos más cerca del Corazón de Jesús.
    • En los momentos que nuestros pecados son perdonados, estamos cerca de la Divinidad. A Jesús le desafiaban su identidad cuando perdonaba pecados. Le decían: "Sólo Dios puede hacer eso". El milagro que sucedió a continuación le dió credibilidad al perdón de los pecados del paralítico.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Levantaste la vista, señor, y viste una camilla que bajaban desde el techo de la sala. Cuatro hombres habían subido al paralítico por la escala exterior hasta el techo, sacaron el barro, la paja y unas vigas que formaban la techumbre, y bajaron cuidadosamente a su amigo para dejarlo al frente tuyo. ¿Qué sintieron esos cuatro, cuando Tú le dijiste, con tanto cariño, llamándolo "hijo" - que sus pecados quedaban perdonados? - Parecía demasiado fácil para decir. ¿Era para esto, pensaron, por lo que habían realizado todo este esfuerzo?
    • ¿Pudiste captar en el paralítico una angustia escondida, que le dolía más que su parálisis? Tú le devolviste la paz de su alma. Luego, con un gesto que hizo sonreír a los escribas, le dijiste que cogiera su camilla y se fuera a tu casa. Gritos de júbilo desde el techo.
    • Señor, a veces no veo las parálisis que me afectan. Enséñame a caminar erguida/o.
    • En este momento, a comienzos de su ministerio, Jesús realiza una acto y una declaración en la que dice tener potestad para perdonar pecados. Eso lo pone a la altura de Dios, y su acto de sanar al paralítico les hace saber que es el Hijo de Dios. Esta declaración lo perseguirá los siguienes años, durante los cuales los líderes religiosos planearán matarlo por haberse equiparado con Dios. En nuestra oración a Jesús nos encontramos con Dios. El Divino entra en nuestras vidas en una forma muy especial, cuando permitimos a la Palabra y los Hechos de Jesucristo entren en nuestras vidas. En Él, Dios está cercano; es una Presencia vaga; pero es el que perdona, sana las culpas y da fuerzas a nuestras debilidades. En la oración quizás puedas ahora llevar, a la Presencia de Jesús, lo que es malvado, pecaminoso, o sólo el lado oscuro de tu vida que trata de usar o controlar a otros, y podrás saber que las palabras de perdón, de sanación y de luz son pronunciadas para tí.

Más sobre Espacio Sagrado

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses