Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Lucas 17:11-19

La Palabra de Dios

De camino a Jerusalén, Jesús pasaba por los confines entre Samaría y Galilea, y al entrar en un pueblo, le salieron al encuentro diez leprosos. Se detuvieron a cierta distancia y gritaban: «Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros». Jesús les dijo: «Vayan y preséntense a los sacerdotes». Mientras caminaban, iban quedando sanos. Uno de ellos, al verse sano, volvió de inmediato alabando a Dios en alta voz, y se echó a los pies de Jesús con el rostro en tierra, dándole las gracias. Era un samaritano. Jesús entonces preguntó: «¿No han sido sanados los diez? ¿Dónde están los otros nueve? ¿Así que ninguno volvió a glorificar a Dios fuera de este extranjero?» Y Jesús le dijo: «Levántate y vete; tu fe te ha salvado».

Lucas 17:11-19
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Active
    Default
    • Al retornar a Jesús, el samaritano escuchó que Jesús lo bendecía y lo animaba. Tomarse el tiempo de dar gracias y dirigirme a Dios me permite recibir una bendición más profunda al recibir la respuesta que él me da.
    • San Ignacio alaba muchísimo la gratitud; es una actitud que nos hace conscientes de cómo somos bendecidos y de quién nos bendice. Si puedo recibir favorablemente la gratitud de los otros, permito que Dios sea apreciado y reconocido por lo que hace.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • El escritor jesuita Tony de Mello decía que no se puede ser agradecido e infeliz. Hay tanto por lo que agradecer, y necesitamos recordar esto de tanto en tanto. Durante la gran alegría de su curación, los otros nueve leprosos olvidaron la alegría de que ellos eran receptores de este maravilloso, si bien inmerecido, regalo. Permíteme pasar algún tiempo contando mis bendiciones y siendo agradecido/a por ellas.
    • Jesús dice al samaritano: “Tu fe te ha sanado”. Agradezco a Dios por el regalo de la fe, que me hace más capaz de enfrentar la vida con todos sus sufrimientos y contradicciones. Pido al Señor que fortalezca mi fe.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Nótese como Lucas llama la atención a la situación de marginalidad de los leprosos. Ellos son considerados sucios y forzados a vivir fuera de los límites de las ciudades y villorrios. Incluso cuando Jesús se les acerca, ellos guardan cierta distancia. El curar a un leproso reintegra a esa persona a su comunidad.
    • Nótese también como la ubicación de este evento (en la región entre Samaria y Galilea) puede explicar la inusual mezcla racial del grupo de leprosos. Es como si una marginalización compartida, permitiera que la desconfianza y hostilidad mutua entre los samaritanos y judíos pudiera ser superada.
    • Todos los diez leprosos tenían fe, pero sólo uno experimenta una gratitud profunda. El samaritano sale de su camino para agradecer a Jesús en persona. ¿Cuántas de las muchas bendiciones que recibimos de Dios las damos por sentadas?
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • ¿Cuánto dura la gratitud? Estos leprosos fueron muy respetuosos, incluso serviles cuando aún ellos estaban sufriendo. “Jesús, Maestro, ten piedad de nosotros”. En su miseria ellos habían renunciado a la vieja hostilidad entre los Judíos y los Samaritanos. Pero cuando ellos vieron que su lepra estaba curada, y pudieron sentir entero su cuerpo, nueve de ellos tomaron su bendición por sentado y se olvidaron de decir gracias. Yo también lo he hecho, Señor, yo ando buscando algo, publicitando mis necesidades, buscando simpatía. Y cuando alguien me ayuda, una parte de mi esta murmurando: El está solamente haciendo su trabajo, o, que es lo que usted esperaba de un vecino. Yo tomo la amabilidad por sentado, y no me molesto en decir gracias. Fue el extraño, el Samaritano, quien se dio el trabajo de devolverse hacia Jesús y convertirse en un ícono de gratitud. Los otros nueve se fueron por un trago, sintiendo:"seguramente esto es para lo que los doctores/sanadores rabinos están acá." Señor, a través de toda mi vida he conocido la gentileza, ha habido personas a las cuales yo doy gracias después de grandes favores, usando un lenguaje pomposo, y nunca los olvidaré. Pero mi gratitud se torna fría. Ayúdame a contar mis bendiciones, para que nunca las dé por sentado.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • La gratitud aceita los engranajes de la vida. ¿Hay algo qué he dado por hecho, y de lo cual pueda estar agradecida/o?
    • Los diez milagros ordinarios de mi vida son: la salud, mis sentidos, la familia, el amor, la amistad, el sentido de mi vida, la naturaleza, la belleza, la música, la risa. Déjame agradecer a Dios diariamente por ellos. ¿Y hay algunos otros milagros que yo quisiera agregar?
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Una vez más las cosas se dan vuelta. Es un Samaritano, un extraño, quien sólo expresa su gratitud y fe. Jesús está molesto de la falta de gratitud de los otros nueve. Él sabe que Dios es el que da todos los regalos y merece nuestra gratitud. ¿Alabo y agradezco alguna vez a Dios?
    • Te doy gracias, Señor, por tu perdón cuando yo soy malagradecida/o. Tú nunca me quitas los regalos o me castigas. Y por mi bienestar, por mis relaciones y por todo lo que me has otorgado, estoy hoy profunda y sinceramente agradecida/o.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Muchos de nosotros, cuando nos encontramos afligidos y aproblemados, acudimos a la oración: rogamos, con todos nuestros corazones, por una respuesta a cualquiera sea la dificultad que se nos presenta. Clamamos por ayuda, llamando, como hicieron los leprosos, desde el fondo de nuestro ser. Y Jesús responde a nuestra oración en la mejor forma que es para nosotros. Pero, muy a menudo, podemos olvidar a decirle: “Gracias”
    • Jesús, nunca nos dejes subestimarte; Tu Presencia en nuestra vida puede animarnos, sanarnos y ayudarnos a ser personas íntegras. Nunca nos abandonarás, Jesús; ayúdanos a agradecerte y a honrar Tu Santo Nombre.

Más sobre Espacio Sagrado

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses