Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Juan 17:11-19

La Palabra de Dios

Jesús dijo: "Yo ya no estoy más en el mundo, pero ellos se quedan en el mundo, mientras yo vuelvo a ti. Padre Santo, guárdalos en ese Nombre tuyo que a mí me diste, para que sean uno como nosotros. Cuando estaba con ellos, yo los cuidaba en tu Nombre, pues tú me los habías encomendado, y ninguno de ellos se perdió, excepto el que llevaba en sí la perdición, pues en esto había de cumplirse la Escritura. Pero ahora que voy a tí, y estando todavía en el mundo, digo estas cosas para que tengan en ellos la plenitud de mi alegría. Yo les he dado tu mensaje, y el mundo los ha odiado, porque no son del mundo como tampoco yo soy del mundo. No te pido que los saques del mundo, sino que los defiendas del Maligno. Ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Conságralos mediante la verdad: tu Palabra es verdad".

Juan 17:11-19
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Active
    Default
    • En estos capítulos finales del Evangelio de Juan, Jesús está tratando de resumir de qué se trata su vida y su misión. Habla extensamente del lazo entre él y su Padre, y es desde este lazo de amor que Él es enviado.
    • Jesús nos dice que nosotros también somos “enviados” para continuar su misión. La Amistad con Jesús consiste en estar con él y en ser enviado en su nombre. Como sus seguidores, nuestra misión es estar en el centro y en la profundidad del mundo. Quiere que su amor y su mensaje estén insertos en el centro del mundo, de la ciudad, de la vecindad. Al seguirlo en la misión y amor, nosotros mismos nos santificamos. ¿Cómo experimento este “ser enviado”?
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • La tierra puede que nos pertenezca; pero nosotros no debemos pertenecer a ella y no debemos estar poseídos por nuestros cuidados mundanos. Con el Papa Francisco, nosotros rezamos “para que Jesús nos libre de ser cristianos sin esperanza, que viven como si el Señor no hubiera resucitado, como si nuestros problemas fueran el centro de nuestras vidas”.
    • Jesús reza para que seamos protegidos del demonio. El Papa destaca que el Espíritu “no remueve al demonio con una varita mágica”. Por el contrario, Él vierte en nosotros la vitalidad de la vida, la cual no está ausente de problemas; pero también la certeza de ser amada/o y siempre perdonada/o por Cristo, quien, por nosotras/os, ha conquistado el pecado, la muerte y el temor. La realidad del Cristo resucitado es que, de ahora en adelante, nada ni nadie será nunca capaz de separarnos de su amor.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • No, Señor, no me saques de este mundo. Yo pertenezco ahí, con todas sus mezquindades, tal como Tú perteneciste ahí, y aceptaste todos los riesgos que eso significaba. No busco una existencia de color lila, desligada de la lucha por la supervivencia. Pero sí te pido me protejas del mal, de la malicia de mi propio corazón.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Este capítulo del Evangelio de San Juan presenta a Jesús como dador de vida divina. Él posee la plenitud de la Vida de Dios. Esto es lo que nos deja, en su Cuerpo y su Sangre, la Eucaristía. La oración nos une al sacrificio de Jesús, quién, a lo largo de su vida, no sólo en el Calvario, se dió a nosotros como maestro, sanador y protector, siempre como un amigo que nos ama. ¿Cuál es el título que le pondrías a Jesús? Repítelo en tus oraciones y recuérdalo durante el día, como la frase de una canción predilecta.
    • El amor de Jesús por sus discípulos no se apaga. Perdura eternamente. Él le pide al Padre que los proteja y los guíe. Él nos confía, a nosotros sus amigos y compañeros, al cuidado amoroso de su Padre.
    • Nuestros padres y/o guardianes pasan la mayor parte de sus vidas guiando a sus hijos en la vida y en la fe. Entonces hay un abandono gradual cuando ellos van alcanzando la adultez. Como Jesús, nosotros debemos rezar por aquellos que activamente se mueven detrás de nuestro cuidado. Los brazos del Padre son un lugar seguro para ellos.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Las divisiones entre los cristianos son una traición de la misma unidad por la cual Jesús murió. Las divisiones son un escándalo que impide que la gente acepte el Evangelio. ¿Qué pequeño paso puedo dar para acercarme a otros cristianos?
    • Jesús se nos presenta como un buen amigo. Desea que sigamos en su compañía, tal como ninguno de nosotros desea perder un amigo. Ser amigo de Jesús es estar a su lado, y ser enviado en su Nombre. Nuestra misión como seguidores se encuentra en el centro y en la profundidad de este mundo. Él desea que su amor y su mensaje se inserte en el centro del mundo, de la ciudad, del vecindario. Seguir con su misión y su amor nos santifica. La oración ayuda y completa esta santificación diaria, junto a nuestro crecimiento espiritual al estar cerca de Él.  

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses