Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Lucas 18: 1-8

La Palabra de Dios

En aquel tiempo, Jesús, para explicar a los discípulos cómo tenían que orar siempre sin desanimarse, les propuso esta parábola: "Había un juez en una ciudad que ni temía a Dios ni le importaban los hombres. En la misma ciudad había una viuda que solía ir a decirle: "Hazme justicia frente a mi adversario"; por algún tiempo se negó, pero después se dijo: "Aunque ni temo a Dios ni me importan los hombres, como esa viuda me está fastidiando, le haré justicia, no vaya a acabar pegándome en la cara"". El Señor añadió: "Fijaos en lo que dice el juez injusto; pues Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos que le gritan día y noche?, ¿o dejará que esperen? Os digo que les hará justicia sin tardar. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿encontrará fe sobre la tierra?"

Lucas 18: 1-8
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Active
    Default
    • Jesús está confiado en la defensa de Dios para aquellos necesitados; yo me uno a Él en oración para la resolución de situaciones injustas, y que considere cómo mis esfuerzos puedan ser de utilidad.
    • La persistencia de mi oración habla de la profundidad de mi necesidad. Incluso si yo encuentro que mi plegaria a menudo contiene algo por lo que yo ya he pedido, me tomo el tiempo para entender cómo Dios puede ya estar ofreciéndome una respuesta.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Esta historia nos recuerda que mucha gente, que ha sufrido injusticia, requiere de gran persistencia para tratar de asegurar sus derechos.
    • De este relato sobre la viuda, Jesús nos pide que no veamos a Dios con la misma luz con que vemos a un juez. Aunque puede que Jesús no responda exactamente a tus plegarias, ni tampoco tan rápidamente como quisieras, nos pide perseverar en nuestros pedidos.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • ¿Quién es mi vecino? Esta es una pregunta fundamental, tal vez tan fundamental como la otra que Jesús planteaba por todas partes: “¿Quién dicen que soy yo?”. Mucho depende de mi respuesta, que solo me toca a mí. Yo ahondo en esta pregunta, mientras lucho por responderla. Le pido a Jesús que me ayude a dar una respuesta como verdadero/a discípulo/a suyo.
    • También oigo su consejo, de ir y hacer lo mismo, usando la misericordia con mi vecino en la vida real. Al mirar el rostro de aquellos que habitan mi vida, pido la gracia de llegar a tener un corazón abierto y misericordioso, similar al del Padre.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Al decir estas palabras, Jesús reconoce nuestra necesidad de estímulo en la oración, especialmente para hacerse cargo de la decepción. La interacción entre el juez y la viuda es muy vívida, sicológicamente creíble, y hay un humor subyacente. Si incluso un ser humano despreciable como el juez, puede ser acosado para actuar justamente, ¿cuánto más atento podría estar el siempre amoroso y generoso Dios, para responder a nuestras necesidades cuando se las presentamos a Él?
    • El verso final nos está indicando que la persistencia en la oración es imposible sin fe.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Señor, Tú me confundes. Yo te oigo decirme que debo perseverar en la oración, que debo implorar a Dios hasta que esté cansado de mí. Tú dices El concederá justicia rápidamente. Pero entonces yo pienso en todas las personas buenas que sufren hambruna, pérdida de hijos, Sida, enfermedad y muerte, aún cuando ellos oran a Dios. Yo pienso en los judíos de Auschwitz, todavía cantando los salmos mientras caminaban hacia las cámaras de gas. Seguramente hay tiempos en los que Tú demoras tu ayuda hacia nosotros. En momentos como éste yo dirijo mi memoria a Tu Pasión, y Tu oración agonizante en el Jardín. Tú has enfrentado un oscuro y aparentemente vacío cielo; y sin embargo te mantuviste fiel. Guárdame contigo Señor.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Nuestra persistencia en la oración no cambia la mente de Dios. En cambio, prepara nuestro propio corazón para fortalecer nuestro deseo de Dios.
    • Jesús quiere que siempre recemos y no perdamos el ánimo. Ayúdame a ser constante, Señor. Renueva mi confianza que decae cuando tu respuesta sea “Espera…espera…espera un poco más.”
    • Señor, Tú eres mi refugio. Fortalece mi persistencia cuando me asusto. Concédeme la sabiduría para saber que, cuando voy a Tí con confianza, Tú me responderás.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • A veces podemos ser muy impacientes y sentir que Dios no ha oído nuestras oraciones cuando no recibimos respuesta inmediata. Vivimos en un mundo de gratificación instantánea, café instantáneo, contacto instantáneo con un botón en nuestro computador y podemos estar en cualquier parte del mundo. Pero, en el Evangelio de hoy, Jesús nos está pidiendo paciencia,”rezar siempre y no descorazonarnos”. Nuestras oraciones serán respondidas, tal vez no en la forma que estamos esperando, sino de una manera beneficiosa para nosotros.
    • El modelo de nuestra oración debe ser la viuda en la parábola de Jesús. Su persistencia no decae. En la oración puedo presentar mi verdadero yo al Señor. En todo caso, Dios conoce mi verdadero yo, y es un Dios de justicia. ¿Lo creo realmente? ¿Oro y trabajo por la justicia en las situaciones que enfrento?
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Jesús, enséñanos a confiar en TÍ y no descorazonarnos cuando acudimos a TÍ en la oración. La oración de intercesión siempre será respondida, pero nuestros caminos no son los tuyos y nuestros pensamientos no son los tuyos. Señor, ayúdanos a mantenernos fieles en la oración, porque Tú nunca te quedarás corto en generosidad.
    • Pero necesito tus palabras sobre rezar con perseverancia. Ha habido momentos en que he criticado a fondo a Dios, y casi he perdido la fe ante su silencio. Enséñame a encontrarte también en tu silencio.

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses