Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Mateo 9:35-10:1, 6-8

La Palabra de Dios

Jesús recorría todas las ciudades y pueblos, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Noticia del reino y sanando toda clase de enfermedades y dolencias. Viendo a la multitud, se conmovió por ellos, porque andaban maltrechos y postrados, como ovejas sin pastor. Entonces dijo a los discípulos: "La mies es abundante, pero los braceros son pocos. Rogad al amo de la mies que envíe braceros a su mies".

Y llamando a sus doce discípulos, les dio poder sobre los espíritus inmundos, para expulsarlos y para sanar toda clase de enfermedades y dolencias. A estos doce los envió Jesús con las siguientes instrucciones: "No os dirijáis a países de paganos, no entréis en ciudades de samaritanos; dirigíos más bien a las ovejas descarriadas de la Casa de Israel. Y de camino proclamad que el reinado de Dios está cerca. Sanad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, expulsad demonios. De balde lo recibisteis, dadlo de balde".

Mateo 9:35-10:1, 6-8
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Active
    Default
    • Jesús tuvo compasión de la gente que era perseguida e indefensa. ¿Qué sucede conmigo? ¿Siento la necesidad de esta ayuda en alguna parte de mi vida?
    • Él nos pide orar para enviar trabajadores a la cosecha. Por tanto, ¡hagámoslo! ¿Estoy libre para ayudar en la misión de alguna manera?
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Los Doce realizarían curaciones, expulsarían demonios (e incluso resucitarían a los muertos: todo en un día de trabajo). En efecto, ¡algo totalmente nuevo estaba despertando sus emociones!
    • Un pastor-rey había llegado de pronto: Jesús, lleno de compasión, está llevando al cielo cerca de la tierra.
    • La humanidad está siendo proyectada a una nueva trayectoria, está aprendiendo los caminos de un nuevo Reino: la gente está siendo conducida, desde las penas del pasado, a un futuro que es brillante.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Jesús, en el recuento de este Evangelio, yo te veo como un hombre que se compromete con la vida, con oídos y ojos vigilantes al llanto y al sufrimiento del mundo de tu tiempo. Para ellos Tú fuiste el compasivo, trayendo bálsamo para las heridas de nuestras vidas.
    • Señor, los llantos de los pobres y quebrantados de corazón, son evidentes en la migración en masa que diariamente llega a mi sala de estar. Permíteme no olvidar que Tú me llamaste hoy para ser tus ojos, tus oídos y tus manos compasivas. Que pueda yo responder con una compasión amorosa a todos aquellos que vienen a mí.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • ¿Conozco yo mucha gente acosada e indefensa, como ovejas sin su pastor? Permíteme visualizarlas en mi mente por un momento. ¿Puedo yo ahora imaginar a Jesús mirándolas a ellas? ¿Cómo las ve Él?
    • Si yo me siento acosada/o e indefensa/o, ¿cómo me ve Él a mí? Pido la gracia para mirar al mundo que me rodea, con la mirada compasiva de Jesús.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Viajo con Jesús, en mi imaginación, a medida que Él hace sus recorridos. Le pido lo que a Él le da tanta energía para servir a los enfermos, a muchos de los cuales debe haber dado susto mirarlos y acercárseles. Él conversa conmigo acerca de la compasión, y yo pido que mi pequeño corazón crezca para ser tan compasivo como el suyo. Siento su compasión hacia mí y eso me conforta.
    • La compasión de Dios está destinada a extenderse por todo el mundo. Por tanto Jesús llama a otros a la acción. La comunidad de Espacio Sagrado también está llamada. ¿Cuán fuerte es mi compasión?
    • Pedimos por la bendición de la energía y de la devoción de los otros, en sus tiempos de necesidad. Nosotros podemos hacer muchas cosas por ellos, y eso es bueno. Pero compartir la Buena Noticia de que Dios se ha acercado, y que está cerca de nosotros, puede ser lo más valorable que nosotros podemos hacer por una persona afligida.
    • Jesús tiene una misión para mí. ¿Quiénes son las “ovejas perdidas” de hoy que Él quiere que yo ayude? ¿Soy lo suficientemente generoso/a para hacer lo que me pide?

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses