Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Juan 1:6-8, 19-28

La Palabra de Dios

Vino un hombre, enviado por Dios, que se llamaba Juan. Vino para dar testimonio, como testigo de la luz, para que tdos creyeran por él. Aunque no fuera él la luz, le tocaba dar testimonio de la luz

Este fue el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron sacerdotes y levitas desde Jerusalén para preguntarle: "¿Quién eres tú?". Juan lo declaró y no ocultó la verdad; "Yo no soy el Mesías".

Le preguntaron: "¿Quién eres entonces? ¿Elías?" Contestó: "No lo soy" Le dijeron; "¿Eres el Profeta?" Contestó: "no". Entonces le dijeron: "¿Quién eres entonces?". Pues tenemos que enviar una respuesta a los que nos han enviado. "¿Que dices de tí mismo?" Juan contestó: "Yo soy, como dijo el profeta Isaías, la voz que grita en el desierto: Enderecen el camino del Señor."

Los enviados eran del grupo de los fariseos, y le hicieron otra pregunta: «¿Por qué bautizas entonces, si no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?" Les contestó Juan: «Yo bautizo con agua, pero en medio de ustedes hay uno a quien ustedes no conocen, y aunque viene detrás de mí, yo no soy digno de soltarle la correa de su sandalia.» Esto sucedió en Betabará, al otro lado del río Jordán, donde Juan bautizaba.

 

Juan 1:6-8, 19-28

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • Juan sabía que su rol era encaminar a la gente hacia Cristo. Nosotros tratamos de vivir nuestra vida correctamente, de modo que la gente sea capaz de saber a través de nosotros que la fe en Cristo hace toda la diferencia.
  • Juan sabía que el bautismo era preparatorio; era solamente “con agua”. Jesús bautizó a cada uno de nosotros con el Espíritu Santo. El Espíritu Santo habita en nosotros; nos encamina y nos guía; nosotros tratamos de ser abiertos a su poderoso trabajo en nuestros corazones.

Más sobre Espacio Sagrado

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses