• Quietud

    Entrégalo todo a Dios, quien está presente para tí, tal como tú eres, y te contempla con un inmenso amor.

    Por unos momentos, instálate en un lugar cómodo, y deja que tu cuerpo y tu mente se queden quietos. Permite que toda tu atención se enfoque en cómo te sientes ahora, notando cómo te sientes en diferentas partes de tu cuerpo. Mientras lo haces, entrégalo todo a Dios, quien está presente para tí, tal como tú eres, y te contempla con un inmenso amor.  

  • Escritura

    Lucas 1:39-46

    Por aquellos días, María tomó su decisión y se fue a la montaña sin más demora, a una ciudad de Judá; y entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y aconteció que cuando oyó Isabel la salutación de María, la criatura saltó en su vientre; e Isabel fue llena del Espíritu Santo. Exclamó en alta voz: “¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Por qué se me concede esto a mí, que la madre de mi Señor venga a mí? Porque,  cuando llegó la voz de tu saludo a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mis entrañas. Y bienaventurada tú por haber creído que se cumplirían las promesas del Señor”.

     

  • Reflexión

    La hospitalidad, ya sea que la des o la recibas, eleva el espíritu y cultiva la gratitud.
    • María fue a visitar a su prima Isabel, que apreciaba la compañía y ayuda de alguien en una situación similar. Su tiempo de reunión fue de gran alegría. ¿Puedes pensar en un tiempo en que alguien vino en tu ayuda o en el que tú fuiste a ayudar a otra persona? La hospitalidad, ya sea que la des o la recibas, eleva el espíritu y cultiva la gratitud. Una visita a un amigo o amiga, en que pasas un tiempo de buena calidad con ellos, puede ser una feliz experiencia, tal como pasar un tiempo de calidad con Dios.
    • La alegría de Isabel no surgía solo de la presencia de María, sino de la experiencia de la presencia del Espíritu Santo. Cuando compartimos nuestra presencia con otra gente, también compartimos los dones del Espíritu, grandes y pequeños, con los que gozamos. Es importante reconocer y decir “sí” a los regalos que nos ha dado Dios, y cultivarlos de manera que den fruto para el Reino de Dios. “Los frutos del Espíritu son amor, alegría, paz, paciencia, bondad, generosidad, fe y auto control.”(Gálatas 5: 22:23).
    • El niño saltó en el seno de Isabel, se nos ha dicho, y esa imagen es ricamente simbólica. Indica el encuentro del Antiguo con el Nuevo Testamento. Juan, el último de los profetas de la tradición del Antiguo Testamento, se encuentra con el Mesías, el nuevo profeta, y salta de alegría en el vientre de su madre. Esa alegría, que es buena nueva para toda la gente, se ha esparcido a través de los siglos, hasta el mismo día de hoy.
  • Habla con Dios

    ¿Quieres pedir a Dios por una intención o bendición particular?
    • Tanto Isabel cómo María, sabían que Dios estaba interviniendo en sus vidas de manera profunda. Seguramente pasaban el tiempo reflexionando acerca de ese misterio. Sin duda también conversaban por horas, preguntándose sobre sus hijos, que pronto serían el foco de sus vidas. Pónganse ustedes en la escena, y traten de imaginar lo que ambas mujeres están diciendo. ¿Pueden pensar en cómo Dios puede estar interviniendo en tu vida, en el momento presente?
    • Las primeras palabras de Isabel a María fueron para bendecirla y para dar gracias a Dios. Ella reconoció la fe de María, y en cómo María escuchó la Palabra de Dios y creyó en ella. Su oración compartida las animó a creer que todo lo que se había prometido se cumpliría. Nuestra oración puede ser una bendición que enviamos a cada persona en la que pensamos hoy. ¿Quieres pedir a Dios por una intención o bendición particular?
    • Nunca supimos si Isabel y María se volvieron a encontrar. Sus hijos se encontrarían, y Jesús diría de Juan que nadie mejor que él había nacido jamás. Jesús habría oído de labios de María sobre su visita a Isabel. Él también habría sabido que había algo especial en Juan, como hay algo especial en cada uno de nosotros. Toma algunos minutos para entrar en contacto con tus talentos y habilidades únicas, y para preguntarte cómo puedes usarlas para llevar las Buenas Nuevas a los que encuentres en estas Navidades.
Inicio