• Quietud

    Puedes imaginar que el inicio de este tiempo de oración sea como entrar en un desierto interno
    • El desierto es un lugar que suponemos silencioso, lejos del estruendo de la ciudad o del rugir del océano. Puedes imaginar que el inicio de este tiempo de oración sea como entrar en un desierto interno. O como encontrar un lugar tranquilo, en tu interior, donde puedas encontrar a Dios. Ahora toma unos momentos para que tu atención se dirija a tu interior, permitiendo al mundo exterior que siga con sus actividades.
    • Observa, en ese espacio interior, el ritmo de tu respiración. ¡No trates de cambiarlo! Sólo inspira y espira, en siencio, por unos momentos.
  • Escritura

    Lucas 4:1-13

    "Jesús volvió de las orillas del Jordán lleno del Espíritu Santo y se dejó guiar por el Espíritu a través del desierto, donde fue tentado por el demonio durante cuarenta días. En todo ese tiempo no comió nada, y al final sintió hambre. Entonces el diablo le dijo: «Si eres Hijo de Dios, manda a esta piedra que se convierta en pan.» Jesús le contestó: «Dice la Escritura: El hombre no vive solamente de pan.» Lo llevó después el diablo a un lugar más alto, le mostró en un instante todas las naciones del mundo.y le dijo: «Te daré poder sobre estos pueblos, y sus riquezas serán tuyas, porque me las han entregado a mí y yo las doy a quien quiero. Si te arrodillas y me adoras, todo será tuyo.» Jesús le replicó: «La Escritura dice: Adorarás al Señor tu Dios y a él sólo servirás.» A continuación el diablo lo llevó a Jerusalén, y lo puso en la muralla más alta del Templo, diciéndole: «Si tú eres Hijo de Dios, tírate de aquí abajo, pues dice la Escritura: Dios ordenará a sus ángeles que te protejan; y también: Ellos te llevarán en sus manos, para que tu pie no tropiece en ninguna piedra.» Jesús le replicó: «También dice la Escritura: No tentarás al Señor, tu Dios.» Al ver el diablo que había agotado todas las formas de tentación, se alejó de Jesús, a la espera de otra oportunidad."

  • Reflexión

    ¿Puedes recordar momentos en los que necesitabas estar solo contigo mismo, para tener una vision más clara de lo que sucedía a tu alrededor?
    • Al inicio de ese relato, Jesús ha sido recién bautizado. El Espíritu de Dios ha descendido sobre Él, y el Padre Dios ha reconocido públicamente a Jesús como su Hijo. ¿Qué podría estar sintiendo Jesús mientras se aleja de la ribera del río Jordán?
    • Se nos relata que el Espíritu lo guía a través del desierto. Quizás Jesús ahora necesita tiempo para pensar en las implicaciones de todo lo que ha sucedido. ¿Puedes recordar momentos en los que necesitabas estar solo contigo mismo, para tener una vision más clara de lo que sucedía a tu alrededor?
    • Jesús desea dedicar su vida ayudando a otros a conocer al Dios, a quien Él llama Padre. Reconoce, sin embargo, que hay buenas y malas formas de hacerlo. Puede tentarse a tomar atajos. O elegir caminos más fáciles. ¿Puedes ver qué tienen de malo estos caminos tentadores?
    • Jesús rechaza la idea de sólo encontrar las necesidades materiales de las personas. Él no olvidará que éste es un Proyecto de Dios, y no va a contar con demostraciones espectaculares del poder de Dios. ¿Cómo describirías la forma en que Jesús decide cumplir con su mision?
  • Habla con Dios

    Trata de explicar a Jesús cómo se está desarrollando tu vida, justo aquí y ahora. Conversa sobre cómo te sientes sobre eso.
    • Imagina, por un momento, que estás sentado al lado de Jesús en su primera noche en el desierto. Quizás está terminando la tarde, y los acompaña una fogata que los defiende del frío. ¿Qué te gustaría decirle, mientras se prepara a pensar cómo sería la major forma de proclamar la Palabra de Dios?
    • En ese mismo lugar, trata de explicar a Jesús cómo se está desarrollando tu vida, justo aquí y ahora. Conversa sobre cómo te sientes sobre eso.
    • En las tentaciones, Jesús reconoce algunos de los caminos equivocados que podría tomar. ¿Puedes recorder haber elegido mal un camino? ¿Puedes conversar con Jesús sobre eso?
    • Al final del relato, Jesús parece tener claro cómo va a llevar adelante su tarea de proclamar el Reino de Dios. Mientras se prepara a salir del desierto, y volver a los pueblos y ciudades de Galilea, ¿te sientes llamado a acompañarlo, o a desearle que le vaya bien? Quizás deseas responder, en alguna otra forma, a lo que has visto durante este tiempo de oración
Inicio