• Quietud

    Recorre lentamente desde tu cabeza hasta tus pies, y toma nota de las diferentes sensaciones que percibes
    • Existen diferentes métodos, diferentes técnicas, para estar más quieto y más enfocado, al entrar en tu tiempo de oración. Hoy día, trata de estar atento a lo que sientes en diferentes partes de tu cuerpo. Calor o frío, la presión de tu ropa, o sentir el aire que te rodea. Recorre lentamente desde tu cabeza hasta tus pies, y toma nota de las diferentes sensaciones que percibes.
    • Luego de haber recorrido tu cuerpo, por una o dos veces, deja que tu atención se instale en el centro de tu ser, y ahí descanse. Permanece en esa quietud por uno o dos momentos, antes de prepararnos para escuchar la lectura del profeta Oseas.
  • Escritura

    Oseas 2:16-18

    Por eso, ahora la voy a conquistar
    La llevaré al desierto y ahí le hablaré a su corazón.
    Le devolveré sus viñas,
    Convertiré el valle de la Mala Suerte
    en un lugar de esperanza.

    Y allí ella me responderá como cuando era joven,
    como en los días en que subió de Egipto.
    Aquél día, dice Javé, ya no me llamarás más "Señor mío"

     

  • Reflexión

    ¿Puedes recordar un tiempo en que sentías que tu relación con Dios era así de fuerte?
    • En la traducción de la Biblia que aquí empleamos, el texto comienza con Dios “convenciendo” a alguien a entrar en el desierto.
    • Está claro que Dios no está usando su poder para obligar; pero desea atraer a su pueblo para que esté con Él. ¿Cómo calza esta situación con tu experiencia de cómo Dios trabaja contigo?
    • Aun que el texto refleja la relación entre Dios y el pueblo de Dios, Israel, la imagen que se usa es la de la reconciliación entre el marido y su esposa. ¿Qué podría esto decirte sobre cómo Dios trata a aquellos que ama…cómo te trata a tí?
    • El texto describe el tiempo en que esta relación era más fuerte, y expresa la esperanza de que esa situación pueda ser recuperada. ¿Puedes recordar un tiempo en que sentías que tu relación con Dios era así de fuerte? ¿Cuando te sentías seguro en ella? Quizás ahí es donde te encuentras ahora, o quizás, tú también, esperas que tu relación pueda ser recuperada.
    • Aquí, esta relación posee cuatro elementos: corrección, justicia, amor constante, y Misericordia. ¿Cuál de ellos te parece más importante ahora?
  • Conversación

    Dile a Dios, al terminar este tiempo de oración, qué es lo que tú más deseas conocer sobre Él en los días venideros
    • Aquí Dios es mostrado como invitándote a entrar en el desierto, un lugar tranquilo, para reflexionar sobre tu relación con Él. ¿Cuál es tu primera reacción a esta invitación? ¿Deseas ir? ¿Aceptas el llamado de Dios?
    • Ciertamente aparece una nota de pesar en este texto, al mirar hacia atrás, cuando esta relación estaba mejor. ¿Te identificas con todo esto? Trata de hablar abiertamente con Dios por unos momentos, sobre qué te parece esto.
    • Más importante que el pesar, sin embargo, es la esperanza. Dios también espera, y pretende llevar adelante esa reconciliación. La relación entre Dios y su pueblo, entre Dios y tú, será más fortalecida que antes. Habla con Dios sobre cómo sientes al escuchar lo que Dios te asegura.
    • La promesa termina con una promesa “Tú conocerás al Señor”. Dile a Dios, al terminar este tiempo de oración, qué es lo que tú más deseas conocer sobre Él en los días venideros.
Inicio