Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2017-11-06

La Presencia de Dios

Mientras estoy sentado aquí, los latidos de mi corazon,
el flujo de mi respiración, los movimientos de mi mente,
son todos signos de la constante creación de Dios en mi ser.
Hago una pausa, por un momento, y percibo
su Presencia, en mi interior profundo.

La Libertad

Todo posee el potencial para entregarme una vida y un amor más pleno.
Pero mis deseos son a menudo atrapados y amarrados por ilusiones de plenitud.
Ruego que Dios, a través de mi libertad, pueda orquestar mis deseos en una melodía vibrante, rica en armonía, y llena de amor.

La Conciencia

Me pregunto: "¿cómo está mi ser interior hoy día? ¿Está cansado, estresado, fuera de forma?" Si cualquiera de estos casos sucede, "¿cómo librarme de estas preocupaciones que me perturban?"

La Palabra de Dios

Lucas 14:12-14

Jesús dijo también al que lo había invitado: "Cuando des un almuerzo o una comida, no invites a tus amigos, hermanos, parientes o vecinos ricos, porque ellos a su vez te invitarán a ti y así quedarás compensado. Cuando des un banquete, invita más bien a los pobres, a los inválidos, a los cojos y a los ciegos. Qué suerte para tí si ellos no pueden compensarte! Pues tu recompensa la recibirás en la resurrección de los Justos"

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • Jesús me invita a la libertad, no a buscar algo para mí mismo/a porque esta invitación puede parecer excesiva. Pero entonces recuerdo que todo lo que tengo proviene de Dios, que me bendice libre y generosamente.
  • Considero a quienes están en la lista de invitados de Jesús. ¿Cómo me siento entre ellos? ¿Detecto personas semejantes a las que están en mi lista, entre aquellas que realmente me gustaría invitar?

Conversación

Sin olvidar que sigo en la Presencia de Dios, imagino a Jesús mismo, de pie o sentado a mi lado. Le digo todo lo que está en mi mente, y en mi corazón, tal como se le habla al mejor amigo.

Conclusión

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo,

Como era en un principio,

es ahora y siempre será,

por los siglos de los siglos

Amén

 

 

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses