Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2017-11-23

La Presencia de Dios

Mi alma anhela tu Presencia, Señor.
Cuando te incorporo en mis pensamientos,
encuentro la paz y el bienestar.

 

 

La Libertad

Pediré la gracia de Dios,
para librarme de mis preocupaciones,
estar atenta/o a lo que Dios me pide,
y dejarme formar por el amor de mi Creador.

La Conciencia

En la seguridad que Dios me ama incondicionalmente,
recuerdo honestamente lo hecho en el día anterior, lo sucedido y mis sentimientos.
Tengo algo que agradecer? Doy las gracias...
Hay algo que lamento? Pido perdón...

La Palabra de Dios

Luke 19:41-44

Jesús, al acercarse y divisar la ciudad, dijo llorando por ella: "Si también tú reconocieras hoy lo que conduce a la paz. Pero eso ahora está oculto a tus ojos. Te llegará un día en que tus enemigos te rodearán de trincheras, te sitiarán y te cercarán por todas partes. Te derribarán por tierra a ti y a tus hijos dentro de ti, y no te dejarán piedra sobre piedra; porque no reconociste la ocasión de la visita divina".

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • A menudo vemos a Jesús lleno de anhelo por la gente que conoce, tanto a los enfermos como a los pecadores que llegan frente a Él, y éstos son invitados a reconocer su integridad frente a Dios. Acá Él mira a la ciudad de Jerusalén y ora por este pueblo, deseando que puedan recibir lo que Dios está ofreciendo. Si yo considero como Jesús me mira a mí, me doy cuenta que Él anhela mi crecimiento, para que yo pueda aceptar todas las posibilidades que Dios me ofrece diariamente.
  • Imágenes de peligro y destrucción pueden obsesionarnos e inmovilizarnos, si somos negligentes para ver que siempre hay una alternativa, una oferta de vida. Si éstas palabras de Jesús parecen ser severas, las escucho nuevamente para darme cuenta lo que Él anhela.

Conversación

Como me ha llegado la Palabra? Me ha dejado indiferente?
Me ha consolado, o me ha impulsado a actuar en otra forma?
Imagino a Jesús mismo, sentado o de pie, cerca de mí.
Me vuelvo hacia Él y le abro mi corazón.

Conclusión

Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo;
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.

Amen

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses