Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2017-11-30

La Presencia de Dios

Hago una pausa, con la conciencia que Dios está aquí.
Pienso como todo lo que me rodea, tanto el aire que respiro, como todo mi cuerpo, vibra y canta con su Presencia.

La Libertad

Pediré la gracia de Dios,
para librarme de mis preocupaciones,
estar atenta/o a lo que Dios me pide,
y dejarme formar por el amor de mi Creador.

La Conciencia

En la Presencia y Amor de Dios, recuerdo paso a paso el día que termina, comenzando por este instante y mirando hacia atrás, momento a momento.
Recojo y guardo todo lo bueno y luminoso, con mi gratitud.
Pongo atención a las sombras y lo que ellas me dicen,
y busco la sanación, la valentía y el perdón.

La Palabra de Dios

Mateo 4:18-22

Mientras Jesús caminaba junto al lago de Galilea, vio a dos hermanos - Simón, llamado Pedro, y Andrés, su hermano -  que estaban echando una red al lago, pues eran pescadores. Les dijo: “Veníos conmigo y os haré pescadores de hombres”. De inmediato dejando las redes le siguieron. Un trecho más adelante vio a otros dos hermanos - Santiago de Zebedeo y Juan, su hermano - en la barca con su padre Zebedeo, arreglando las redes. Los llamó, y ellos inmediatamente, dejando la barca y a su padre, le siguieron.

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • Simón Pedro, y Andrés, oyeron la voz de Jesús mientras pasaban por ahí; Jaime y Juan mientras trabajaban; prestaron atención y respondieron. Jesús les habla no en su tiempo de descanso; los encuentra en sus trabajos. ¿Qué significa para mí, trabajar de una manera que me mantenga conectado con el mensaje que para mí es mi salvación?
  • En sus tareas diarias, los Apóstoles vieron metáforas de cómo serían ellos como discípulos de Jesús. ¿Hay días en que Dios me habla a través de mis quehaceres ordinarios? ¿Cómo puede Dios dirigirse a mí en el lenguaje de mi vida diaria?

Conversación

Como me ha llegado la Palabra? Me ha dejado indiferente?
Me ha consolado, o me ha impulsado a actuar en otra forma?
Imagino a Jesús mismo, sentado o de pie, cerca de mí.
Me vuelvo hacia Él y le abro mi corazón.

Conclusión

Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo;
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.

Amen

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses