Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2017-12-03

La Presencia de Dios

Amado Señor, ayúdame a estar siempre abierta/o a Tí.
En este momento, mientras dejo de lado las preocupaciones de este mundo,
llena mi mente con Tu Paz, con Tu Amor

La Libertad

Es tan fácil caer en las trampas
que nos coloca la riqueza en nuestras vidas.
Concédeme, Señor, que pueda librarme
de la avaricia y del egoísmo.
Recuérdame que las mejores cosas de la vida son gratuitas:
El amor, la risa, el cariño y el compartir.

La Conciencia

Señor, ayúdame a ser plenamente consciente de tu Santa Presencia. Me envuelves en tu Amor. Que mi corazón pueda convertirse en uno con el Tuyo.

La Palabra de Dios

Marcos 13, 33-37

Estén preparados y vigilando, porque no saben cuándo llegará ese momento. Cuando un hombre va al extranjero y deja su casa, entrega responsabilidades a sus sirvientes, cada cual recibe su tarea, y al portero le exige que esté vigilante. Lo mismo ustedes: estén vigilantes, porque no saben cuándo regresará el dueño de casa, si al atardecer, a medianoche, al canto del gallo o de madrugada; no sea que llegue de repente y los encuentre dormidos. Lo que les digo a ustedes se lo digo a todos: Estén despiertos.

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • El Adviento comienza hoy. Dedicamos este tiempo a prepararnos para la venida de Cristo a nuestro mundo. Por supuesto que ya está aquí, pero quiere acercarse más. Haz que seas uno de sus puntos de entrada y estés despierto/a para abrirle cuando golpee la puerta-
  • ¿De qué me ha puesto a cargo Cristo? ¿Cómo lo estoy haciendo? ¿Estaré fascinado/a cuando lo vea venir?

Conversación

Como me ha llegado la Palabra? Me ha dejado indiferente?
Me ha consolado, o me ha impulsado a actuar en otra forma?
Imagino a Jesús mismo, sentado o de pie, cerca de mí.
Me vuelvo hacia Él y le abro mi corazón.

Conclusión

Gloria al Padre,
Gloria al Hijo,
Gloria al Espiritu Santo,
como era en el principio,
es ahora, y siempre será,
por los siglos de los siglos
Amen

Más sobre Espacio Sagrado

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses