Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2017-12-07

La Presencia de Dios

En el silencio de mi ser profundo, en los fragmentos de mi deseada complementación,
¿puedo escuchar los susurros de su Presencia?
¿Puedo recordar cuando sentí la cercanía de Dios?
Cuando caminamos juntos y me dejé abrazar por su Amor.

La Libertad

Dios no está ajeno a mi libertad.
Su Espíritu da vida a mis deseos más íntimos,
empujándome suavemente hacia el bien.
Pido la gracia de dejarme envolver por el Espíritu Santo.

La Conciencia

En la seguridad que Dios me ama incondicionalmente,
recuerdo honestamente lo hecho en el día anterior, lo sucedido y mis sentimientos.
Tengo algo que agradecer? Doy las gracias...
Hay algo que lamento? Pido perdón...

La Palabra de Dios

Mateo 7:21, 24-27

Jesús les dijo: "No todo el que me diga: ¡Señor, Señor!, entrará en el reino de Dios, sino el que haga la voluntad de mi Padre del cielo. Así pues, quien escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a un hombre prudente que construyó su casa sobre roca. Cayó la lluvia, crecieron los ríos, soplaron los vientos y se abatieron sobre la casa; pero no se derrumbó, porque estaba cimentada sobre roca. Quien escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a un hombre sin juicio que construyó su casa sobre arena. Cayó la lluvia, crecieron los ríos, soplaron los vientos, golpearon la casa y ésta se derrumbó. Y todo fué un gran desastre".

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • Las “casas” en esta narrativa son las vidas de la gente. Nadie puede construir nuestras vidas por nosotros. Somos quienes tenemos que decidir qué tipo de fundaciones usaremos: la arena movediza o la roca sólida. Si las casas representan nuestras vidas, entonces la Biblia clarificará lo que es una roca: “El Señor es mi roca y mi fortaleza”.
  • Señor, concédeme que pueda construir mi vida con seguridad en tu inalterable e inmutable Palabra, que ninguna tormenta pueda sacudirla, ni inundarla con las aguas, ni destruirla con las vicisitudes.

Conversación

Que sucede en mí, mientras rezo?
Siento consuelo, preocupación, indiferencia?
Imagino a Jesús mismo sentado o de pie, a mi lado,
y comparto estos sentimientos con Él.

Conclusión

Gloria al Padre,
Gloria al Hijo,
Gloria al Espiritu Santo,
como era en el principio,
es ahora, y siempre será,
por los siglos de los siglos
Amen

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses