Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2017-12-16

La Presencia de Dios

"Mantente quieta(o) y sabrás que Yo soy Dios". Señor, Tus Palabras me guían a la tranquilidad y la grandeza de Tu Presencia.

La Libertad

“Soy libre”
Cuando leo estas palabras escritas
Me producen un sentimiento de asombro.
Sí, una maravillosa sensación de libertad.
Gracias, Señor.

 

La Conciencia

Estar consciente de algo es tenerlo presente siempre. Señor Dios, ayúdame a recordar que Tú me diste la vida. Gracias por el regalo de vivir. Enséñame a caminar más lentamente por la vida, a estar quieta/o y disfrutar de los placeres creados para mí. Poder tener presente la belleza que me rodea: la maravilla de las montañas, la tranquilidad de los lagos, la fragilidad del pétalo de una flor. Necesito recordar que todas estas cosas vienen de Tí.

La Palabra de Dios

Mateo 17:10-13

Los discípulos le preguntaron: “¿Por qué dicen los letrados que primero tiene que venir Elías?” Jesús respondió: “Elías tiene que venir a restaurarlo todo. Pero os aseguro que Elías ya vino y no lo reconocieron, y lo trataron a su antojo. Otro tanto ha de sufrir de ellos este Hombre”. Entonces los discípulos comprendieron que se refería a Juan el Bautista.

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • Jesús fue muy cuidadoso para permitir que su poder divino fuese visible. Él quería que la fe en Eél estuviera basada en su autoridad inherente, y no producida indiscriminadamente por el trabajo de un milagro. Nuestras vidas permanecen ordinarias, pero el misterio sobrenatural es real.
  • Juan el Bautista encontró la cruz en su vida. También lo hizo Jesús. Nosotros también deberíamos hacerlo. “Si alguno quiere ser mi seguidor, que se nieguen a sí mismos, tomen sus cruces y me sigan” (Mateo 16:24)

Conversación

Sin olvidar que sigo en la Presencia de Dios, imagino a Jesús mismo, de pie o sentado a mi lado. Le digo todo lo que está en mi mente, y en mi corazón, tal como se le habla al mejor amigo.

Conclusión

Gloria al Padre,
Gloria al Hijo,
Gloria al Espiritu Santo,
como era en el principio,
es ahora, y siempre será,
por los siglos de los siglos
Amen

Más sobre Espacio Sagrado

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses