Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2018-01-06

La Presencia de Dios

Es siempre agradable estar en la presencia de amigos.
Cuando llego a Tu Presencia, Señor,
sé que estoy en la presencia de mi Creador.
Tú me creaste por Amor.
Tú incluso conoces la cantidad de cabellos en mi cabeza.
Tú Presencia, Señor, es la más grande de todas.

 

La Libertad

Tu muerte en la Cruz me ha hecho libre.
Puedo vivir alegre y libremente
sin temor a la muerte.
Tu misericordia no tiene límites.

La Conciencia

Cómo me siento en realidad? Bien? No tan bien?
Puedo estar muy en paz, feliz de estar aquí...
También puedo sentir frustración, preocupación o enojo...
Asumo cómo estoy en realidad. Es el yo real el que Dios ama...

La Palabra de Dios

Mateo 2:1-12

Jesús había nacido en Belén de Judá durante el reinado de Herodes. Unos Magos que venían de Oriente llegaron a Jerusalén preguntando: «¿Dónde está el rey de los judíos recién nacido? Porque hemos visto su estrella en el Oriente y venimos a adorarlo.» Herodes y toda Jerusalén quedaron muy alborotados al oír esto. Reunió de inmediato a los sumos sacerdotes y a los que enseñaban la Ley al pueblo, y les hizo precisar dónde tenía que nacer el Mesías.

Ellos le contestaron: «En Belén de Judá, pues así lo escribió el profeta: Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres en absoluto la más pequeña entre los pueblos de Judá, porque de ti saldrá un jefe, el que apacentará a mi pueblo, Israel. Entonces Herodes llamó en privado a los Magos, y les hizo precisar la fecha en que se les había aparecido la estrella. Después los envió a Belén y les dijo: «Vayan y averigüen bien todo lo que se refiere a ese niño, y apenas lo encuentren, avísenme, porque yo también iré a rendirle homenaje.»

Después de esta entrevista con el rey, los Magos se pusieron en camino; y fíjense: la estrella que habían visto en el Oriente iba delante de ellos, hasta que se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño. ¡Qué alegría más grande: habían visto otra vez la estrella! Al entrar a la casa vieron al niño con María, su madre; se arrodillaron y le adoraron. Abrieron después sus cofres y le ofrecieron sus regalos de oro, incienso y mirra.

Luego se les avisó en sueños que no volvieran donde Herodes, así que regresaron a su país por otro camino.

 

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • La historia de la Epifanía es colorida, dramática y llena de misterio. Las “dramatis personae” nos son familiares: los hombres sabios (astrólogos) del oriente (muy lejos), Herodes (el tirano cruel), María y su niño (¿quién es él realmente?) También es familiar la estrella que intrigó a los sabios y los guio a Belén, y los regalos que llevaron: oro, incienso y mirra (¿qué simbolizan?).
  • Estamos invitados/as a formar parte de esta historia. Tal vez podamos acompañar a los sabios, y pedirles que compartan la manifestación (epifanía) que experimentaron en Belén. Sus viajes, como nuestra propia vida, tenían altos y bajos, tiempos de comprensión y de duda, un sueño que los hacía avanzar (la estrella), y la decepción de los valores del mundo (Herodes). Pero al final estaban iluminados en la presencia del niño Jesús y “se arrodillaron y le rindieron homenaje”. ¿Haríamos lo mismo?

Conversación

Como me ha llegado la Palabra? Me ha dejado indiferente?
Me ha consolado, o me ha impulsado a actuar en otra forma?
Imagino a Jesús mismo, sentado o de pie, cerca de mí.
Me vuelvo hacia Él y le abro mi corazón.

Conclusión

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo,

Como era en un principio,

es ahora y siempre será,

por los siglos de los siglos

Amén

 

 

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses