Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2018-01-09

La Presencia de Dios

Señor, ayúdame a estar totalmente viva/o
En Tu Santa Presencia
Envuélveme en tu Amor
Que mi corazón sea uno con el tuyo.

La Libertad

Señor, me entregaste el gran regalo de la libertad.
En estos tiempos, Oh Señor, permite que yo sea libre
de cualquier forma de racismo o intolerancia.
Recuérdame, Señor, que todos somos iguales en tus ojos,
esos ojos que nos aman.

La Conciencia

Me recuerdo que estoy en la Presencia del Señor. Me refugiaré en Su Corazón. Él es mi fortaleza en momentos de debilidad. Él me consuela en momentos de dolor.

 

La Palabra de Dios

Marcos 1:21-28

Llegaron a Cafarnaún y el sábado siguiente entró en la sinagoga a enseñar. La gente se asombraba de su enseñanza porque lo hacía con autoridad, no como los letrados. Precisamente en aquella sinagoga había un hombre poseído por un espíritu inmundo, que gritó: ¿”Qué tienes contra nosotros, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Sé quién eres tú: ¡el Consagrado de Dios”!  Jesús le increpó: ¡”Calla y sal de él”! El espíritu inmundo sacudió al hombre, dio un fuerte grito y salió de él. Todos se llenaron de estupor y se preguntaban: ¿”Qué significa esto? ¡Una enseñanza nueva, con autoridad. Hasta a los espíritus inmundos les da órdenes y le obedecen”!.  Su fama se divulgó rápidamente por todas partes, en toda la región de Galilea.

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • En el siglo I comenzaron a existir las sinagogas, usadas para encuentros de civiles y también para estudio y culto. Muchas escenas del Evangelio se localizaban allí. Jesús sabía que con seguridad encontraría una audiencia en las sinagogas. En el episodio de hoy, Marcos recalca la autoridad de Jesús, que ejercía de dos maneras.
  • En primer lugar, enseñaba con autoridad, su propia autoridad. Esa era diferente de la de los escribas, cuyas enseñanzas dependían de lo que los otros habían dicho o escrito. En segundo lugar, Jesús mostraba su autoridad sobre espíritus sucios. Era capaz de confrontar, en silencio, y expulsar el espíritu que había tomado posesión del desafortunado hombre en esta historia. Tales exorcismos muestran la victoria final del reino de Dios sobre el mal y la muerte.
  • En el mundo antiguo, muchas enfermedades eran atribuidas a la posesión de un espíritu maligno. Pero no hay necesidad de quedarnos pegados en este tema mientras recemos con el Evangelio de hoy.

Conversación

Siento que reacciono en alguna forma al orar con la Palabra de Dios? Me siento desafiada(o), confortada(o), enojada(o)?
Imagino a Jesús sentado o de pie, a mi lado; le hablo sobre mis sentimientos, como al mejor de los amigos.

Conclusión

Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo;
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.

Amen

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses