Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2018-01-12

La Presencia de Dios

Hago una pausa y reflexiono sobre la presencia vivificadora de Dios en todo mi cuerpo, en todo mi entorno, en la totalidad de mi vida.

La Libertad

Un tronco de árbol, grueso y sin forma, nunca creerí­a que podri­a ser una estatua, admirada como un milagro de escultura, y no se dejaría trabajar por el cincel de la escultora, que visualiza, a traves de su arte, la forma que puede crear en él (San Ignacio).
Pido la gracia de dejarme formar por el amor de mi Creador.

La Conciencia

En la Presencia de Dios
recuerdo honestamente mis sentimientos del día anterior, mis alegrías, mis penas y mis esperas...
Puedo ver en cuáles estaba presente Dios?

La Palabra de Dios

Marcos 2:1-12

Tiempo después, Jesús volvió a Cafarnaún. Apenas corrió la noticia de que estaba en casa, se reunió tanta gente que no quedaba sitio ni siquiera a la puerta. Y mientras Jesús les anunciaba la Palabra, cuatro hombres le trajeron un paralítico que llevaban tendido en una camilla. Como no podían acercarlo a Jesús a causa de la multitud, levantaron el techo donde él estaba y por el boquete bajaron al enfermo en su camilla. Al ver la fe de aquella gente, Jesús dijo al paralítico: "Hijo, se te perdonan tus pecados". Estaban allí sentados algunos maestros de la Ley, y pensaron en su interior: "¿Cómo puede decir eso? Realmente se burla de Dios. ¿Quién puede perdonar pecados, fuera de Dios?" Pero Jesús supo en su espíritu lo que ellos estaban pensando, y les dijo: "¿Por qué piensan así? ¿Qué es más fácil decir a este paralítico: Se te perdonan tus pecados, o decir: Levántate, toma tu camilla y anda? Pues ahora ustedes sabrán que el Hijo del Hombre tiene en la tierra poder para perdonar pecados". Y dijo al paralítico: "Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa". El hombre se levantó, y ante los ojos de toda la gente, cargó con su camilla y se fue. La gente quedó asombrada, y todos glorificaban a Dios diciendo: "Nunca hemos visto nada parecido".

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • Una historia dramática: puedes comprometerte en ella al identificarte con el paralítico, con uno de sus amigos o con los que rodeaban a Jesús. El lugar donde te coloques afectará cómo experimentas el desarrollo de los eventos. ¡Déjate sorprender!
  • Lo que pudo haber sido una simple curación, se convirtió en una confrontación teológica tensa. Es Jesús quien instigó esto al perdonar los pecados del paralítico (que no se lo había pedido). Los escribas presentes consideraron que esto era una blasfemia: sólo Dios puede perdonar los pecados. Entonces Jesús usa su poder para sanar el cuerpo como un signo de que tiene autoridad para sanar también el alma. Marco ya está señalando el cargo con el que las autoridades judías buscarán más adelante la pena de muerte para Jesús por blasfemia.
  • Adviertan que el paralítico depende de sus amigos para que lo lleven hasta Jesús. Es su fe la que reconoce Jesús y responde a ella. El paralítico nunca dice una sola palabra en el episodio.

Conversación

Que sucede en mí, mientras rezo?
Siento consuelo, preocupación, indiferencia?
Imagino a Jesús mismo sentado o de pie, a mi lado,
y comparto estos sentimientos con Él.

Conclusión

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo,

Como era en un principio,

es ahora y siempre será,

por los siglos de los siglos

Amén

 

 

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses