Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2018-02-10

La Presencia de Dios

Estar presente es llegar tal cual uno es, y abierto hacia los demás.
En este momento, cuando he llegado aquí, Dios está presente, esperándome.
Dios siempre llega antes que yo, deseando contactarse conmigo como el mejor de mis más íntimos amigos.
Hago una pausa y doy la bienvenida al Dios que me ama.

La Libertad

Señor, me creaste para vivir en libertad.
Que Tu Espíritu Santo me guíe para seguirte libremente.
Instala en mi corazón el deseo
de conocerte y amarte cada día más.

La Conciencia

El saber que Dios me ama sin condiciones,
me permite ser honesto/a conmigo mismo/a.
Cómo ha sido mi último día? Cómo me siento ahora?
Comparto mis sentimientos abiertamente con el Señor.

La Palabra de Dios

Marcos 8:1-10

En aquellos días se reunió otra vez mucha gente y no tenían qué comer. Llamó a los discípulos y les dijo: "Me compadezco de esta gente, ya llevan tres días junto a mí y no tienen qué comer. Si los despido a casa en ayunas, desfallecerán por el camino; y algunos han venido de lejos". Le contestaron los discípulos: "¿De dónde sacaríamos panes para alimentarlos aquí, en despoblado?"Les preguntó: "¿Cuántos panes tenéis?" Respondieron: "Siete". Ordenó a la gente que se recostara en el suelo. Tomó los siete panes, dio gracias, los partió y se los dio a sus discípulos para que los sirvieran. Ellos los sirvieron a la gente. Tenían también unos pocos pescaditos. Los bendijo y mandó que los sirvieran. Comieron hasta quedar satisfechos, y recogieron las sobras en siete cestos. Eran unos cuatro mil. Los despidió y enseguida embarcó con los discípulos y se dirigió al territorio de Dalmanuta.

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • A través de la historia de la Biblia sobre la gente que Dios había tomado como suya, corre una nota de gran expectativa: un día, la venida final del reino de Dios al poder, sería llevada a cabo por el largamente esperado Mesías, nuestro Salvador. Y después habrá celebración y festejos para toda la gente. Es posible ver la escena de cuando Jesús alimentó milagrosamente a la multitud como el cumplimiento de esta expectativa, si no como el mismo banquete mesiánico, al menos como un precursor.
  • En la versión de Lucas sobre la comida a los cinco mil asistentes, Jesús primero da gracias, luego mira al cielo y finalmente bendice la comida antes de distribuirla. (Lucas9:16) Esto deja claro que Él es Padre celestial de esta gente que está presente en este evento.
  • A un nivel humano ordinario, se nos da una visión de la tierna preocupación de Jesús por la multitud. Habían dejado sus hogares para seguirlo al desierto, y permanecieron con Él durante días: está lleno de compasión y está muy consciente de su cansancio y de su hambre.

Conversación

Recordando que estoy en la Presencia de Dios,
imagino al mismo Jesús, de pié o sentado a mi lado,
y le digo lo que esté en mi mente, y en mi corazón,
hablando como de un amigo a otro.

Conclusión

Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo;
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.

Amen

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses