Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2018-02-17

La Presencia de Dios

Lo que está presente en mí, es lo que influye en mi accionar.
Medito sobre la constante Presencia de Dios,
con su gran Amor hacia mí, en medio de tantas otras presencias que me alejan de Él.
Hago una pausa y rezo para que yo permita a Dios que guíe mis decisiones ... en este preciso momento ...

La Libertad

Si Dios estuviera tratando de decirme algo, lo notarí­a?
Si Dios me aconsejara o me desafiara, me daría cuenta?
Pido la gracia de librarme de mis preocupaciones,
y estar atenta/o a escuchar lo que Dios me diga...

La Conciencia

En la seguridad que Dios me ama incondicionalmente,
recuerdo honestamente lo hecho en el día anterior, lo sucedido y mis sentimientos.
Tengo algo que agradecer? Doy las gracias...
Hay algo que lamento? Pido perdón...

La Palabra de Dios

Lucas 5:27-32

En aquel tiempo, Jesús vio a un publicano llamado Leví, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: "Sígueme." Él, dejándolo todo, se levantó y lo siguió. Leví ofreció en su honor un gran banquete en su casa, y estaban a la mesa con ellos un gran número de publícanos y otros. Los fariseos y los escribas dijeron a sus discípulos, criticándolo: "¿Cómo es que coméis y bebéis con publícanos y pecadores?" Jesús les replicó: "No necesitan médico los sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar a los justos, sino para invitar a los pecadores a que se arrepientan."

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • Antes de que siquiera Jesús hubiese llegado a la tierra, había diferentes opiniones sobre cómo iría a ser el Salvador-Mesías: un pensamiento particular era que iba a venir a rendirle cuentas a los que habían hecho el mal, para juzgar y corregir. Pero luego Jesús llegó y, sin omitir advertencias y reprimendas, nos aseguró de que había venido a sanar a la humanidad rota. Esto explica la declaración de hoy: “Los que están sanos no necesitan médicos, sino los que están enfermos”…
  • Esto también explica la cercanía de Jesús con individuos como Mateo-Levi, el publicano, que había recorrido el camino hacia el poder de la Roma ocupante como recolector de impuestos; o hacia individuos cuyas observancias religiosas eran insuficientes; o hacia aquellos cuyas vidas estaban marcadas por fallas morales. A todos ellos Jesús les abría las puertas de la bienvenida, organizando una fiesta, digamos. Tal vez esa fiesta es un antecedente más amplio del banquete que se efectuaba en la casa de Levi.
  • Por supuesto, Jesús a menudo hablaba sobre banquetes, recepciones o fiestas e incluso invitaba a personas que no querían molestarse en asistir, a pesar de estar invitados. Pero Levi es un tipo de “invitado modelo”: cuando Jesús le extiende la invitación para ser de su grupo, su respuesta fue instantánea.

Conversación

Que sucede en mí, mientras rezo?
Siento consuelo, preocupación, indiferencia?
Imagino a Jesús mismo sentado o de pie, a mi lado,
y comparto estos sentimientos con Él.

Conclusión

Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo;
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.

Amen

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses