Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2018-03-11

La Presencia de Dios

Dejo de apresurarme por unos momentos
Y trato de percibir a Dios, que está presente.
Para mí. Aquí y ahora.
Está Presente en lo que yo hago,
en las personas con que me encuentro,
en las situaciones de mi vida diaria.
¿Qué puedo hacer para ver esta realidad?

 

La Libertad

Señor, que nunca yo reciba el regalo de mi libertad como algo merecido. Me diste la gran bendición de la libertad de espíritu. Llena mi espíritu con Tu Paz y Tu Amor.

La Conciencia

Existo en una red de relaciones con mi entorno, con la naturaleza, con mis hermanos, con Dios...
Algunos tejidos de la red están rotos, otros torcidos...
Pido la gracia de la aceptación ... y del perdón ...

La Palabra de Dios

Juan 3:14-21

Jesús dijo a Nicodemo: "Recuerden la serpiente que Moisés hizo levantar en el desierto: así también tiene que ser levantado el Hijo del Hombre, y entonces todo el que crea en él tendrá por él vida eterna. ¡Así amó Dios al mundo! Le dio al Hijo Unico, para que quien cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Dios no envió al Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que se salve el mundo gracias a él. Para quien cree en él no hay juicio. En cambio, el que no cree ya se ha condenado, por el hecho de no creer en el Nombre del Hijo único de Dios. Esto requiere un juicio: la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron las tinieblas a la luz, porque sus obras eran malas. Pues el que obra el mal odia la luz y no va a la luz, no sea que sus obras malas sean descubiertas y condenadas. Pero el que hace la verdad va a la luz, para que se vea que sus obras han sido hechas en Dios".

 

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • Este Evangelio destaca la importancia de la fe y es muy consolador. Todos los que creemos en Jesús, que murió y resucitó para nosotros, tienen la vida eterna. Dios envió a su Hijo al mundo para que pudiera ser salvado, y no para condenarlo. Jesús es la clave de la salvación.
  • Todas las bendiciones que anhelamos están contenidas en Cristo. Somos proclives al error y al pecado. Pero la misericordia y bondad de Dios hacia nosotros siempre nos rescata.
  • Creer en Jesús es una luz, una luz que nos ilumina a nosotros y todo nuestro entorno. Y, sin embargo, algunos prefieren vivir en la oscuridad, que es una indicación de que están cerrados, tal vez debido al pecado. Tales personas no quieren la luminosidad de la fe, que les puede mostrar sus errores.

Conversación

Recordando que estoy en la Presencia de Dios,
imagino al mismo Jesús, de pié o sentado a mi lado,
y le digo lo que esté en mi mente, y en mi corazón,
hablando como de un amigo a otro.

Conclusión

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo,

Como era en un principio,

es ahora y siempre será,

por los siglos de los siglos

Amén

 

 

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses