Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2018-03-12

La Presencia de Dios

Estar presente es llegar tal cual uno es, y abierto hacia los demás.
En este momento, cuando he llegado aquí, Dios está presente, esperándome.
Dios siempre llega antes que yo, deseando contactarse conmigo como el mejor de mis más íntimos amigos.
Hago una pausa y doy la bienvenida al Dios que me ama.

La Libertad

"En estos dias, Dios me enseñó como un maestro de escuela a su pupilo" (San Ignacio).
Me recuerdo que hay mucho que Dios desea aun enseñarme, y pido la gracia de escucharlo y de aprender.

La Conciencia

En la seguridad que Dios me ama incondicionalmente,
recuerdo honestamente lo hecho en el día anterior, lo sucedido y mis sentimientos.
Tengo algo que agradecer? Doy las gracias...
Hay algo que lamento? Pido perdón...

La Palabra de Dios

Juan 4:43-54

Pasados los dos días, Jesús partió de allí para Galilea. Él había afirmado que un profeta no es reconocido en su propia tierra. Sin embargo los galileos lo recibieron muy bien al llegar, porque habían visto todo lo que Jesús había hecho en Jerusalén durante la fiesta, pues ellos también habían ido a la fiesta. Jesús volvió a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Había un funcionario real en Cafarnaún que tenía un hijo enfermo. Al saber que Jesús había vuelto de Judea a Galilea, salió a su encuentro para pedirle que fuera a sanar a su hijo, que se estaba muriendo. Jesús le dio esta respuesta: «Si ustedes no ven señales y prodigios, no creen». El funcionario le dijo: «Señor, ten la bondad de venir antes de que muera mi hijo». Jesús le contestó: «Puedes volver, tu hijo está vivo». El hombre creyó en la palabra de Jesús y se puso en camino. Al llegar a la bajada de los cerros, se topó con sus sirvientes que venían a decirle que su hijo estaba sano. Les preguntó a qué hora se había mejorado el niño, y le contestaron: «Ayer, a la una de la tarde, se le quitó la fiebre». El padre comprobó que a esa misma hora Jesús le había dicho: «Tu hijo está vivo». Y creyó él y toda su familia. Esta es la segunda señal milagrosa que hizo Jesús. Acababa de volver de Judea a Galilea.

 

 

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • Caná de Galilea es famoso por dos milagros; hubo eventos extraordinarios que sucedieron ahí y que siempre se recuerdan. El primero, la transformación del agua en vino, es tal vez el más notorio. El segundo trata con un padre que está atribulado porque su hijo está a punto de morir. Como muchos sabemos, es una situación que rompe el corazón.
  • El oficial aquí veía a Jesús como alguien especial, y le rogaba que fuera a su casa antes de que muriera su hijo. Es interesante comprobar que él no veía la supervivencia después de la muerte. Todavía el hijo estaba vivo, así que había esperanza. Ahora sabemos que nuestra confianza en Dios debe extenderse más allá de la muerte.
  • Por el maravilloso poder de Jesús, el hijo se recuperó. Esas palabras divinas: “Tu hijo vivirá” llevan el poder de Dios.

Conversación

Jesús, siempre acogiste a los pequeños niños en tu camino por el mundo.
Enséñame a tener la confianza de un niño en Tí,
y vivir en la seguridad de que nunca me abandonarás.

Conclusión

Gloria al Padre,
Gloria al Hijo,
Gloria al Espiritu Santo,
como era en el principio,
es ahora, y siempre será,
por los siglos de los siglos
Amen

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses