Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2018-05-14

La Presencia de Dios

Mientras estoy sentado aquí, los latidos de mi corazon,
el flujo de mi respiración, los movimientos de mi mente,
son todos signos de la constante creación de Dios en mi ser.
Hago una pausa, por un momento, y percibo
su Presencia, en mi interior profundo.

La Libertad

“Soy libre”
Cuando leo estas palabras escritas
Me producen un sentimiento de asombro.
Sí, una maravillosa sensación de libertad.
Gracias, Señor.

 

La Conciencia

Existo en una red de relaciones con mi entorno, con la naturaleza, con mis hermanos, con Dios...
Algunos tejidos de la red están rotos, otros torcidos...
Pido la gracia de la aceptación ... y del perdón ...

La Palabra de Dios

Juan 15: 9-17

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud. Éste es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer. No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure. De modo que lo que pidáis al Padre en mi Nombre os lo concederá. Esto es lo que les mando: que os améis unos a otros."

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • El corazón del mensaje cristiano es el amor, ¡Dios me ama! ¿Cómo es vivir con esta realidad? Si pudiésemos captar el amor incondicional de Dios por nosotros, la vida sería radicalmente un camino de amor. Aceptar que Dios me ama, es también aceptar la realidad de que Dios ama a todos los demás de la misma forma. Soy llamada/o a amarme a mí misma/o y a los demás, y el Evangelio deja claro que el llamado es a amar, de una manera especial, a los pobres, los excluidos, los marginados y los que no tienen voz. También se me llama a cuidar de la tierra, “nuestra casa común”, que Dios nos ha confiado.
  • “Dios, que nos convoca a la entrega generosa y a darlo todo, nos ofrece la fuerza y la luz que necesitamos para salir adelante. En el corazón de este mundo sigue presente el Señor de la vida que nos ama tanto. Él no nos abandona, no nos deja solos, porque se ha unido definitivamente a nuestra tierra, y su amor siempre nos lleva a encontrar nuevos caminos" (Papa Francisco, Laudato Si 245)

Conversación

Que sucede en mí, mientras rezo?
Siento consuelo, preocupación, indiferencia?
Imagino a Jesús mismo sentado o de pie, a mi lado,
y comparto estos sentimientos con Él.

Conclusión

Gloria al Padre,
Gloria al Hijo,
Gloria al Espiritu Santo,
como era en el principio,
es ahora, y siempre será,
por los siglos de los siglos
Amen

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses