Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2018-10-13

La Presencia de Dios

Mientras estoy sentado aquí, los latidos de mi corazon,
el flujo de mi respiración, los movimientos de mi mente,
son todos signos de la constante creación de Dios en mi ser.
Hago una pausa, por un momento, y percibo
su Presencia, en mi interior profundo.

La Libertad

“Soy libre.”
Cuando observo estas palabras escritas,
parecen crear en mí una sensación de asombro.
Sí, una maravillosa sensación de libertad.
Gracias, Señor.

La Conciencia

Ayúdame, Señor, a estar más consciente de Tu Presencia.
Enséñame a reconocerla en los demás.
Llena mi corazón de gratitud por las veces que tu Amor se me ha mostrado a través del cariño de mis acompañantes.

La Palabra de Dios

Lucas 11:27-28

Mientras Jesús estaba hablando, una mujer levantó la voz de entre la multitud y le dijo: "¡Feliz la que te dió a luz y te crió!". Jesús le replicó: "Felices, pues, los que escuchan la palabra de Dios y la observan!"

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • Un precioso y corto pasaje de Lucas sobre la bendición. El evangelio de Lucas está lleno de bendiciones, especialmente en la narrativa de la infancia de los dos primeros capítulos. Todo tipo de gente –Zacarías, Isabel, María, Simeón, Ana - saben que son bendecidos debido a un niño - Juan, Jesús - que nacerán.
  • En los recuentos de Lucas sobre el nacimiento, los que son benditos cantan a la alegría. Sin embargo, las palabras de Jesús en su ministerio nos alejan de esto. Los Evangelios son claros respecto a la tensión entre Jesús y su familia, ya que el que ha aprendido a decirle Padre, se convierte en el centro de su vida y la fuente de toda bendición.

Conversación

Recordando que estoy en la Presencia de Dios,
imagino al mismo Jesús, de pié o sentado a mi lado,
y le digo lo que esté en mi mente, y en mi corazón,
hablando como de un amigo a otro.

Conclusión

Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo;
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.

Amen

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses