Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Hoy te invitamos a abrir un "Espacio Sagrado", y a permanecer aquí diez minutos orando, mientras estás frente a tu computador, con las guías en la pantalla y las Escrituras escogidas para cada día.

Comienzo de la Oración »

Algo para pensar y orar en esta semana

Una Iglesia Peregrina

La popularidad del Padre Nuestro puede hoy existir, en parte, por la percepción que posee una aplicación universal y puede ser compartido por todos los que creen en un Creador: Dios. Para los cristianos, sin embargo, esta oración está sobre todas las series de peticiones dirigidas al Padre de Nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Y al decir Padre Nuestro nos estamos recordando que juntos formamos una Iglesia peregrina.

La idea de la Iglesia como unas personas en peregrinaje a la tierra prometida del Cielo, era una oración favorita de San Agustín en los siglos cuarto y quinto. En los tiempos modernos, se le ha entregado un importante lugar del pensamiento cristiano, en el Concilio Vaticano Segundo, en el cual se recalcó que la Iglesia Católica es mucho más que una institución multinacional con su principal oficina en Roma. Sobre todo, ella es el Pueblo de Dios, la culminación de Israel, la que el Concilio describió como “realizando su peregrinaje con la esperanza de llegar a su destino, la casa celestial del Padre” (Decreto sobre Ecumenismo, 2). El Concilio confirmó esto en una destacada cita de San Agustín, cuando pronunció que la Iglesia “como un peregrino en una tierra extranjera, no deja de avanzar frente a las persecuciones del mundo y la consolación de Dios”, anunciando la cruz y muerte del Señor hasta que venga (1 Corintios 11:26) (Decreto de la Iglesia, 8). Es así, como el antiguo Israel en el desierto, necesitamos el pan nuestro de cada día.

Jack Mahoney SJ

 

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses