Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Mateo 14:13-21

La Palabra de Dios

En aquel tiempo, al enterarse Jesús de la muerte de Juan el Bautista, se marchó de allí en barca, a un sitio tranquilo y apartado. Al saberlo la gente, lo siguió por tierra desde los pueblos. Al desembarcar, vio Jesús el gentío, le dio lástima y curó a los enfermos. Como se hizo tarde, se acercaron los discípulos a decirle: "Estamos en despoblado y es muy tarde, despide a la multitud para que vayan a las aldeas y se compren de comer." Jesús les replicó: "No hace falta que vayan, dadles vosotros de comer." Ellos le replicaron: "Si aquí no tenemos más que cinco panes y dos peces." Les dijo: "Traédmelos." Mandó a la gente que se recostara en la hierba y, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos; los discípulos se los dieron a la gente. Comieron todos hasta quedar satisfechos y recogieron doce cestos llenos de sobras. Comieron unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños.

Mateo 14:13-21
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Active
    Default
    • En este evangelio somos testigos de cómo Dios cuida a su pueblo. Podemos ver el alimento que da de dos maneras. Por un lado, lo podemos tomar como un evento milagroso, apuntando a los orígenes divinos de Jesús. Por otra parte, podemos ver que una vez que los discípulos comenzaron a compartir la poca comida que tenían con los que estaban alrededor, se desató un movimiento similar entre la multitud, muchos de los cuales habían traído consigo algo para comer. Cuando cada uno compartió, todos tuvieron suficiente. Un ejemplo del tipo de sociedad a la que la Iglesia debe aspirar.
    • ¿Dónde en mi vida tengo oportunidades de compartir mi alimento, de manera que otros tengan suficiente?
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Este es el único milagro que reportan los cuatro evangelios, porque el enlace con la Eucaristía es obvio. Los verbos usados al final de este milagro para describir lo que Jesús hizo con el pan se repiten en todas las misas. La Eucaristía tiene las mismas características de este milagro: la comunidad, la transformación de elementos humildes en lo que nos satisface y que es un signo de los abundantes regalos de Dios. Sin embargo, el regalo es muchísimo mayor: es el cuerpo y la sangre de Cristo. Quedo atónito frente a este gran regalo y pido la gracia de ser agradecido y de entrar más profundamente en este gran misterio.
    • Este gran milagro se efectuó en un momento improbable, al final del día, cuando era el tiempo de retornar a casa porque los discípulos se dieron cuenta de que solo tenían cinco panes y dos peces. Sin embargo, Jesús les pidió a sus discípulos y a los oyentes que confiaran en Él, que se sentaran en el pasto como si no tuvieran prisa. Aquellos que confiaron recibieron más de lo que necesitaban. Miro atrás, hacia algunos momentos en que yo también experimenté la generosidad de Dios en mi vida, y pido saber cómo me siento con confianza en un momento de crisis.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Esta es una escena maravillosa, y debemos poner atención a las personas, lo que dicen y lo que hacen. ¿Cómo imaginamos que reaccionó la multitud? ¿Cuál fue el impacto que causó en sus vidas este incidente? ¿Crees que su participación en este evento cambió sus vidas?
    • Reflexiona y reza sobre el hecho de que esta maravilla es un signo de una maravilla mayor, que es la Eucaristía en la cual Él se nos da a sí mismo.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • La actitud de los discípulos frente al problema de los cinco mil, fue declarar cumplida su tarea del día, y dejar que la gente solucionara su problema de alimentarse. Aparentemente, los discípulos ya tenían lo necesario para su cena. Después de todo ¿cómo se suponía que podrían alimentar a un grupo tan numeroso?
    • La preocupación de Jesús por sus seguidores, continuaba más allá de los horarios del día. No necesitó traer ayudantes extras, sino que utilizó los recursos que ya tenían los discípulos; ¡probablemente la cena que habían guardado para ellos!
    • ¿Tenemos lo necesario, en lo que ya tenemos, para ayudar a las necesidades de aquellos que nos piden ayuda?
    • ¿Necesito ayudantes extras para eso, o lo puedo hacer por mi cuenta?
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • La Madre Teresa dijo acerca de Jesús, “Él quería que fuéramos su amor y compasión en el mundo, en vez de su debilidad y fragilidad”. En este milagro, Jesús no produce la comida salida de ninguna parte; Él toma lo poco que los apóstoles tenían y lo multiplica mil veces.
    • En el milagro de la multiplicación de los panes y los peces, yo soy recordada/o de que Jesús puede proveernos de alimento espiritual más allá de mi imaginación. Hay una misteriosa desproporción entre lo que yo doy y lo que el Señor hace por mí.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Cuando Jesús supo la noticia de la ejecución de Juan Bautista, su respuesta fue que necesitaba un tiempo en soledad, a pesar de lo que esperaban las gentes que lo seguían. Si alguna vez me he sentido decir que estoy muy ocupada/o para orar, recuerdo como actuaba Jesús, y le pido a ese Espíritu de Dios que también me guíe en esos momentos.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • El corazón de Jesús se compadeció de la multitud al ver su necesidad. Doy gracias a Dios de que tantos en la Iglesia van a auxiliar a otros en el nombre de Jesús, y que continúan expresando compasión y cuidado por un mundo necesitado.
    • Parece que la primera respuesta de Jesús, al oir sobre la muerte de Juan el Bautista, fue apartarse a un lugar solitario. Sin embargo, fue capaz de cambiar para enfrentar las necesidades de la gente. Pido por la misma libertad: saber qué necesito y buscarlo, permaneciendo atento para ir a servir para un mejor bien.

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses