Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Mateo 15:21-28

La Palabra de Dios

En aquel tiempo, Jesús se marchó y se retiró al país de Tiro y Sidón. Entonces una mujer cananea, saliendo de uno de aquellos lugares, se puso a gritarle: "Ten compasión de mí, Señor, Hijo de David. Mi hija tiene un demonio muy malo." Él no le respondió nada. Entonces los discípulos se le acercaron a decirle: "Atiéndela, que viene detrás gritando." Él les contestó: "Sólo me han enviado a las ovejas descarriadas de Israel." Ella los alcanzó y se postró ante él, y le pidió: "Señor, socórreme." Él le contestó: "No está bien echar a los perros el pan de los hijos." Pero ella repuso: "Tienes razón, Señor; pero también los perros se comen las migajas que caen de la mesa de los amos." Jesús le respondió: "Mujer, qué grande es tu fe: que se cumpla lo que deseas." En aquel momento quedó curada su hija.

Mateo 15:21-28
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Active
    Default
    • El evangelio sugiere que la membrecía de la gente de Dios no será medida por el nacimiento o la circuncisión sino por la fe viva en Jesús como el Señor.
    • Una historia como ésta, es una ocasión para mirar nuestras propias actitudes hacia gente de otras razas, grupos étnicos y nacionalidades, aquellos socialmente desaventajados o diferentes en cualquier sentido. ¿Nuestra comunidad parroquial se sale de su camino para darle la bienvenida al afuerino? Estas son preguntas muy reales hoy en día. ¿Qué me viene a la mente mientras rezo hoy?
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Este evangelio nos relata la historia de la necesidad de una verdad y confianza totales. Jesús realmente se preocupa por nosotros, a pesar de indicaciones de lo contrario. También necesita nuestra persistencia en la oración. La plegaria nos ayuda a estar en armonía con la voluntad de Dios para con nosotros/as y nos trae paz y seguridad.
    • A los ojos de Dios no hay “perros” El alimento en la mesa del Maestro, la palabra del Señor y su amor, y no las migajas, son para todos/as sin excepción. Mientras estoy orando ahora, ¿hay alguien que recuerde que pueda sentirse excluido de la mesa del Maestro?
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • “Señor, dijo ella, ayúdame… Después Jesús le contestó: Mujer, tienes mucha fe. Que tu deseo sea cumplido”. El Evangelio nos sorprende proponiéndonos como modelo a una mujer pagana. Jesús la alaba por su fe, aunque nosotros/as habríamos dicho que ella, una pagana, no tenía fe. El corazón de Dios es mucho más grande que el nuestro, Él ve lo bueno cuando nosotros no vemos nada. Jesús, haz que mi corazón se asemeje al tuyo.
    • Señor, ayúdame. Me quedo con esta simple, aunque profunda oración, permitiendo que mi grito llegue a Dios al preguntar qué necesito de Él, para mí y mis seres queridos. Pido tener una fe semejante a la mujer de Caná en su temeraria confianza.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Generalmente es Jesús quien nos sorprende; pero aquí una pobre mujer, no judía, sin situación social, impacta a Jesús con la comprensión de su amplia misión. ¿Permito que las urgentes necesidades de otras personas me revelen a mí mi misión? ¿O retrocedo y no contesto nada?
    • Este encuentro también nos enseña algo sobre la oración: esa mujer sin nombre tiene una necesidad urgente y grita hasta que Jesús la escucha. Ella permanece firme y no retrocede. Pero también tiene una gran fe, y es humilde.
    • ¿Cuán honestas son mis conversaciones con Dios? ¿Digo lo que verdaderamente pienso? ¿Oro por los demás? ¿Puedo luchar con el Señor y rehusar que me conteste que no?
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Esta mujer demuestra una gran persistencia; ella no permite que la irritación de los discípulos o que el comentario improvisado de Jesús la desanime. Ella sabía lo que quería y confió en que Jesús la podía ayudar. Ruego para que mi fe tenga algo de su claridad y persistencia.
    • Como la mujer en el evangelio, yo me pongo en Presencia de Jesús trayendo a otros a la oración. Mientras rezo por aquellos que amo, crece una apreciación de su bondad y pido bendiciones para ellos. Pienso nuevamente como ellos son una bendición para mi y doy gracias.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Esta mujer demuestra una gran persistencia; ella no permite que la irritación de los discípulos o que el comentario improvisado de Jesús la desanime. Ella sabía lo que quería y confió en que Jesús la podía ayudar. Ruego para que mi fe tenga algo de su claridad y persistencia.
    • Como la mujer en el evangelio, yo me pongo en Presencia de Jesús trayendo a otros a la oración. Mientras rezo por aquellos que amo, crece una apreciación de su bondad y pido bendiciones para ellos. Pienso nuevamente como ellos son una bendición para mi y doy gracias.

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses