Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Juan 15:9-17

La Palabra de Dios

Jesús les dijo: "Como el Padre me amó, así también los he amado yo: permanezcan en mi amor. Si cumplen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, como yo he cumplido los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho todas estas cosas para que mi alegría esté en ustedes y su alegría sea completa.
Este es mi mandamiento: que se amen unos a otros como yo los he amado. No hay amor más grande que dar la vida por sus amigos, y son ustedes mis amigos si cumplen los que les mandado. Ya no les llamo servidores, porque un servidor no sabe lo que hace su patrón. Los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que aprendí de mi Padre.
Ustedes no me eligieron a mí; he sido yo quien los eligió a ustedes y los preparé para que vayan y den fruto, y ese fruto permanezca. Así es como el Padre les concederá todo lo que le pidan en mi Nombre.
Ámense los unos a los otros: esto es lo que les mando."

Juan 15:9-17
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Active
    Default
    • “Permanece en mí…permanece en mi amor” En la medida que actuamos como Jesús, compartimos su vida y permanecemos en el Padre. Ésta es alegría, una alegría completa, de la más profunda realización mística.
    • Jesús habla de unidad consigo mismo y de unidad con el Padre, antes de que sea apartado bruscamente de sus amigos: cae en manos de las autoridades romanas, que lo llevan a su muerte. Ésta terrible separación de Jesús, trae consigo la separación de unos con otros, mientras huyen. Ellos no permanecen.
    • “Ya no son sirvientes, sino amigos”. Esto es muy importante, ya que Jesús nos dice nuevamente sobre la maravillosa adopción de Dios: como hijos, hijas, amigos. La tarde comienza con un gesto de servicio: el sirviente lava los pies. Pero ahora, mientras Jesús nos habla y enseña todo lo que sabe, nuestro estatus ha cambiado.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Jesús permaneció fiel a la visión de su Padre hasta el final; permaneció amante y dichoso en el amor de su Padre. La realización de que somos amados/as sin condiciones, nos hace experimentar algo de la alegría de la que habla Jesús. ¿Puedo pedirle a Jesús experimentar ese amor en mi propia vida?
    • Jesús es un modelo de verdadera amistad, al compartir conmigo todo lo que tiene. Yo no debo atesorar ese amor, sino que a mi vez llevarlo a otros/as que están hambrientos/as de amor. Tengo mucho que hacer, porque Él eligió amar a otros/as a través mío.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • La alegría no es una emoción evidente que va asociada con el cumplimiento de los mandamientos de Dios. Sin embargo con el cumplimiento del más grandioso de todos los mandamientos, nosotros daremos y recibiremos aquel amor que el Jesuita Teilhard de Chardin describe como “la más universal, la más tremenda y la más mística de todas las fuerzas cósmicas. El amor es la energía psíquica primordial y universal. El amor es la reserva sagrada de energía; es como la sangre de la evolución espiritual”.
    • Con Teilhard yo rezo “Cristo Glorioso, cuya divina influencia está activa en el mismo corazón de la materia, y en el centro deslumbrante donde se encuentran las innumerables fibras de lo múltiple: Tú, cuyo poder es tan implacable como el mundo y tan cálido como la vida… Tú cuyas manos aprisionan las estrellas; Tú eres el primero y el último, el viviente, el muerto y el resucitado nuevamente; y es a Tí a quien nuestros seres claman un deseo tan inmenso como el universo: Y en verdad Tú eres nuestro Señor y nuestro Dios”, Amen.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Tú rezas, Señor, para que mi felicidad sea completa. Esta no es una hilaridad insulsa de un seminario teológico, o la alegría basada en la ilusión de que todo en el jardín es bello. Es una alegría con los ojos abiertos, sabiendo que hay odio, corrupción y asesinatos en este mundo; pero Tú, Señor, has enfrentado todos esos demonios, y a fuerza de tu amor nos has permitido guardar la alegría en nuestros corazones. Y en nuestros rostros también. Cuando Tú has pagado aquel enorme precio por nosotras/os, no hay nada cristiano en una cara larga!
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • "Tú no me escogiste, yo te escogí." Al escogerme Jesús, me da un sentido de mi lugar en el mundo, un sentido de propósito. ¿Qué frutos he sido yo llamada/o a dar?
    • Nada es más práctico que encontrar a Dios, es decir, enamorarse de una forma absoluta y final. De lo que tú estás enamorada/o, lo que acapara tu imaginación, afectará todo. Decidirá lo que te hace salir de la cama en las mañanas, lo que harás en las tardes, como tú usas tus fines de semana, lo que lees, lo que sabes, lo que rompe tu corazón, lo que te asombra de alegría y gratitud. Enamorarse, estar enamorada/o, decidirá todo. (Pedro Arrupe, SJ – 1907-1991). Permítete “enamorarte de Dios hoy”.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Escucha a Jesús diciéndote: "¿Te llamo mi amiga?", o "¿Te llamo mi amigo?". Me ha escogido. Pero no es como una entrevista laboral, donde uno espera que lo consideren mejor de lo que uno es. Él conoce mis fortalezas y debilidades, y aún así me escoge.
    • Para amar a otro, como Jesús nos ha amado, necesitamos primero permitirnos la experiencia del amor de Dios. Yo puedo amarme porque soy la amada o el amado de Dios. (Romanos 1: 7)!

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses