Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Juan 20:11-18

La Palabra de Dios

Fuera, junto al sepulcro, estaba María, llorando. Mientras lloraba, se asomó al sepulcro y vio dos ángeles vestidos de blanco, sentados, uno a la cabecera y otro a los pies, donde había estado el cuerpo de Jesús. Ellos le preguntan: "Mujer, ¿por qué lloras?" Ella les contesta: "Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto." Dicho esto, da media vuelta y ve a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús. Jesús le dice: "Mujer, ¿por qué lloras?, ¿a quién buscas? Ella, tomándolo por el hortelano, le contesta: "Señor, si tú te lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo lo recogeré." Jesús le dice: "María!" Ella se vuelve y le dice: "Rabboni!", que significa: "Maestro!" Jesús le dice: "Suéltame, que todavía no he subido al Padre. Anda, ve a mis hermanos y diles: "Subo al Padre mío y Padre vuestro, al Dios mío y Dios vuestro."" María Magdalena fue y anunció a los discípulos: "He visto al Señor y ha dicho esto."

Juan 20:11-18
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Active
    Default
    • María está naturalmente abrumada por su estado de pérdida y confusión. Dejo que mi oración sea un momento de escucha en silencio, de modo que yo pueda reconocer mi nombre pronunciado con amor por aquél que desea guiar mi vida
    • Jesús a menudo hace preguntas sencillas, invitándonos a decir cómo estamos y qué es lo que buscamos. Lo escucho preguntarme, con amor, “¿Cómo estás, realmente?,¿Qué deseas, realmente?”
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • María estaba buscando a Jesús, e incluso habló con Él, pero no lo reconoció hasta que la llamó por su nombre. Jesús había dicho: “Yo soy el Buen Pastor, y mis ovejas conocen mi nombre”: pido la gracia de crecer en mi familiaridad con Jesús y con lo que Él me llamará. Oír y reconocer su voz es una real alegría para mí.
    • Jesús resucitado es el que nos envía a difundir las noticias de su Resurrección a los demás, y María, una de las primeras que fueron testigos, es también una de las portadoras de estas buenas nuevas. Yo también estoy llamado/a a llevar a la gente las noticias de esta gran victoria del bien sobre el mal, de la vida sobre la muerte. Esto lo hago principalmente a través de mi visión de la vida y viviendo de una manera que muestre que estoy convencido/a que la vida es más poderosa que la muerte y el bien más fuerte que el mal.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Con la encíclica “Laudato Si” del Papa, podemos empezar a ver a nuestro precioso y devastado mundo en una manera diferente. La pequeña frase “supongámoslo como un jardinero”, tiene significados profundos y podemos entender a Jesús como el Gran Jardinero, que cuida su creación con dedicación y nos pide respetarla al tiempo que la disfrutamos.
    • Permíteme aprender a dedicar diariamente un tiempito a sentarme con Jesús en su rol de jardinero. Le agradezco la belleza de la Tierra y le permito decirme cómo se siente con su profanación. Puede que me encuentre llorando junto a Él, así como lloró sobre Lázaro muerto o sobre la ciudad de Jerusalén. Le pido nuevos ojos y un nuevo corazón lleno de reverencia por todo lo existente. Convirtiéndome en un amigo de la tierra como lo es Él, profundizo la amistad entre nosotros. Compartimos juntos la tarea de proteger el medio ambiente.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • María, y todos los demás, tenían que aprender que Jesús resucitado era diferente del Jesús de antes de la crucifixión. Tenían que dejar ir al Jesús anterior y aprender a relacionarse de una forma muy diferente con el “nuevo” Jesús.
    • Así, se le pide a ella hacer lo que cualquier cristiano está supuesto de hacer: ir y contar a los otros discípulos que ella había visto al Señor y compartir con ellos lo que él le había dicho. “He visto al Señor”. No solo está transmitiendo una doctrina, sino que compartiendo una experiencia, que es lo que estamos llamados a hacer.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Aquí se nos presenta una jornada desde la oscuridad de la falta de fe, a la fe parcial y finalmente a la fe perfecta. Lo que ve María está nublado por la desilusión, la pena y la inexplicable pérdida. Pero el sonido de la voz de Jesús, diciendo su nombre, le entrega una nueva visión. Ella lo reconoce y queda llena de esperanza y felicidad.
    • Señor, los eventos de la Pascua de Resurrección me invitan a dejar mi tumba de egoísmo y desesperanza. Soy llamado a caminar con los ojos de la Pascua. Permite que sea testigo de tu Presencia resucitada, en nuestro oscurecido y fracturado mundo. Que mis humildes esfuerzos de apoyo y solidaridad, permita que otros se levanten de sus tumbas y vivan.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • ¡Qué bien llegamos a conocer a María Magdalena en esta escena! Agobiada por la pena de haber perdido a su amado Jesús, está desconsolada y desorientada frente a la tumba vacía. Veamos cómo Jesús cambia su dolor en alegría, su miseria en delicia, simplemente por llamarla por su nombre. ¡Su amado vive! Y aún más, tiene una misión para encomendarle. Debe decir a los otros discípulos: “He visto al Señor”. Éste es el testimonio que también nosotros/as estamos llamados/as a dar al mundo.
    • Un tema común en todas las historias de la Resurrección, es la dificultad, en el primer encuentro de los discípulos, de reconocer al Cristo resucitado. Se le cree un jardinero, un extranjero, un fantasma. ¿Por qué es eso? ¿Qué impide que aquellos que conocen a Jesús no vean?
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • En la media luz de la mañana, María no reconoció quien le estaba hablando, hasta que fue llamada por su nombre. Imagínate en su lugar: buscando a Jesús en la quietud del amanecer, dándose a conocer para Él, oyendo su voz pronunciando su nombre. Ella no solo recibe consuelo, sino una misión que nace de este encuentro.
    • María lloraba por lo que ella veía como extraviado, sus lágrimas le hacían más difícil el reconocer quien estaba presente. La Pascua de Resurrección nos rescata no sólo de nuestros pecados pero nos llama más allá de nuestras obligaciones habituales, nuestros loables proyectos y nuestros valores personales. Jesús nos pregunta: “A quién están uds buscando?” y nos invita a dejar que nuestras esperanzas encuentren la verdadera vida. Él quiere enriquecernos y ayudarnos a reconocer donde el Espíritu está actuando en nuestras vidas.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • ¿Pensamos a veces que Dios nos ha sido quitado? La oración y la vida cristiana pueden ser monótonas, secas y agotadoras: el escándalo institucional seca la energía. Jesús es siempre nuevo, es parte de la oración y de la vida cristiana de todos nosotros. No nos tenemos que aferrar a un “viejo Jesús”, sino caminar con Él, cuando con nosotros recorre la nueva jornada de vida y oración.
    • Aquí se recorre un camino desde la oscuridad de la falta de fe, a una fe parcial, y finalmente, a una fe perfecta. La vista de María está nublada por la desilusión, la pena y la indescriptible pérdida. Pero el sonido de la voz de Jesús pronunciando su nombre, le da una nueva visión. Ella lo reconoce y se llena de esperanza y alegría.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Señor, la Pascua me invita a dejar mi tumba de auto absorción y desesperanza. Recibo la llamada a mirar con los ojos de la Pascua. Déjame ser testigo de Tu Presencia Resucitada en nuestro mundo oscuro y fracturado. Que mis humildes esfuerzos de defensa y solidaridad permitan que otros/as se eleven de sus tumbas y vivan
    • Hay aquí un viaje desde la oscuridad de los descreídos a la fe parcial y, finalmente, a la fe perfecta. La mirada de María está empañada por la decepción, la pena y una pérdida indecible. Pero el sonido de la voz de Jesús y la forma de nombrarla le da una nueva visión. Lo reconoce y se llena de esperanza y alegría.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Esta escena de llanto y reencuentro, merece ser contemplada lentamente, desde el interior del corazón de María Magdalena. Pedro y Juan han contemplado la tumba vacía y se han ido. Pero María está angustiada, pensando sólo en Jesús a quien ha visto morir, y deseando por lo menos ver su cuerpo. Son sus lágrimas las que le impiden reconocer a Jesús? De improviso escucha una voz familiar que la llama por su nombre. Su mundo se transforma: “¡He visto al Señor!”. Ella pudo ver a través de la frontera entre la vida y la muerte, y así encontrar a su Maestro.
    • Jesús está ansioso de enviar una palabra a aquellos discípulos que lo han desertado. Él quiere que ellos sepan que ellos son aún sus hermanos y hermanas. Él quiere que ellos sepan que su Padre es aún el Padre de ellos, y que su Dios es aún el Dios de ellos. Él quiere que ellos sepan que están perdonados.

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses