Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Lucas 4: 31-37

La Palabra de Dios

En aquel tiempo, Jesús bajó a Cafarnaúm, ciudad de la Galilea, y los sábados enseñaba a la gente. Se quedaban asombrados de su enseñanza, porque hablaba con autoridad. Había en la sinagoga un hombre que tenía un demonio inmundo, y se puso a gritar a voces: "¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a destruirnos? Sé quién eres: el Santo de Dios". Jesús le intimó: "Cierra la boca y sal afuera!" El demonio tiró al hombre por tierra en medio de la gente, pero salió sin hacerle daño. Todos comentaban estupefactos: "¿Qué tiene su palabra? Da órdenes con autoridad y poder a los espíritus inmundos, y salen". Noticias de Él iban llegando a todos los lugares de la comarca.

Lucas 4: 31-37
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Active
    Default
    • ¿Cuándo fue la última vez que alguien hizo una profunda impresión en mí? En consecuencia, ¿qué hice?, ¿cómo he crecido yo? Agradezco a Dios por aquellos que han hablado o actuado con autoridad, trayendo verdad y sentido a mi vida.
    • El espíritu del mal conocía a su enemigo y sabía que su tiempo había llegado; rezo para que mi presencia y valores puedan crear un espacio para el bien, donde esté yo presente, y sea evidente el espíritu positivo de Dios
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Leemos los evangelios para crecer en nuestra comprensión de Jesús. Leemos las historias acerca del efecto que tenía Jesús sobre las personas. Hablaba con autoridad, lo que significaba que la gente lo escuchaba y se daba cuenta de que lo que decía tocaba sus corazones. También mostraba su autoridad en la amorosa forma en que sanó al ciego, sordo y mudo, y también a quienes tenían problemas mentales.
    • En el texto de hoy tenemos el ejemplo de dos formas de autoridad en la visita de Jesús a la sinagoga. Al leer hoy ese pasaje, pídele a Jesús la gracia de que su enseñanza toque nuestros corazones, y por el regalo que significa el que podamos llevarle nuestras necesidades, preocupaciones y problemas, que son parte de nuestras vidas. Deja que su paz te toque cuando la necesites. “Sagrado Corazón de Jesús, en ti confío”.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • La gente está impresionada porque Jesús habla con autoridad, la autoridad de su integridad y carisma personal. A menudo corremos el riesgo de separar el mensaje de su persona, reduciéndolo a un simple código moral. Pido la gracia de escucharlo y dejarme tocar por su autoridad.
    • Los evangelios no titubean en presentar la oposición que Jesús tiene que enfrentar cuando expulsa demonios. No es extraño que nosotros/as encontremos tan difícil nuestras luchas con el mal. Pido tener confianza en el poder de Jesús, incluso frente a la más fuerte oposición. Recuerdo que Él comparte su poder conmigo.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • El hombre poseído clamaba saber quién era realmente Jesús “El Santo de Dios”. Pero Jesús se hace cargo de los espíritus demoníacos sin demora. ¿Se está asegurando que una interpretación errónea de Él, no se disemine? Ciertamente que sus acciones dejan a las personas maravilladas.
    • Lo que está claro para todos, cualquiera fuera lo que los espíritus demoníacos proferían acerca de Él, es que tiene poder y autoridad, y estaban impresionados por la forma en que intervenía en estos casos tan difíciles.
    • ¿Puedes pensar en un momento, donde, con rapidez y prudencia, tú intervienes para enmendar una situación?
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Señor, las personas estaban asombradas al oírte. Permíteme también quedar atónito con tu Palabra, especialmente cuando Tú revelas las bondades de tu Padre hacia mí. Sacúdeme de mi torpeza: Déjame experimentar tu lozanía perturbadora, tu visión de cómo deberíamos vivir. Que tus promesas de vida eterna puedan darme la energía y la alegría, sin importar cuán difícil mi vida pueda ser en este momento.
    • Los demonios de hombre poseído estaban gritando. ¡Déjame solo! ¡Pero yo te ruego que no me dejes sola/o! Quédate conmigo, de modo que yo pueda vivir mi vida en amor frente a Tí.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Dicen que uno se puede acostumbrar a cualquier cosa: ¿puede ser que estoy tan acostumbrada/o a Jesús y a su forma de ser, que ya no lo detecto o pienso en cómo me desafía? Las personas del tiempo de Jesús estaban asombradas y sorprendidas. Sus enseñanzas aparecían en contraposición, no sólo a los espíritus impuros, sino que también a los buenos y establecidos profesores. Ayúdame, Jesús, a escuchar tu Voz y aceptar tu autoridad mientras Tú buscas guiarme a la vida.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • El sermón de Nazaret es puesto en práctica, acá en Cafarnaúm. Al contrario de los rabinos de esos días, quienes debían buscar la validación fuera de ellos mismos, Jesús acarrea su autoridad dentro de Él mismo. Él es el experto: la gente reconoce esto y están impresionados y asombrados.
    • La liberación llega a un hombre poseído por un demonio. El espíritu del demonio se retira frente al espíritu del bien de Jesús. Señor, que mi encuentro diario contigo en el espacio sagrado me permita hablar con el poder y la autoridad que están enraizadas en tu Palabra viva.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • El espíritu que no era de Dios gritó” déjanos solos”. El mensaje de Jesús a menudo puede molestarnos y remecernos. Pido para que, en este tiempo de oración, pueda recibir enteramente la fuerza del Espíritu de Jesús y no instalarme con otros espíritus malos que me prometen bienes.
    • La autoridad de Jesús no se asemeja a ninguna otra, no es coercitiva o forzada, sino que clama a mi corazón. Este tiempo de oración es el tiempo para que mi corazón hable a su corazón, y que yo reconozca la autoridad que le doy.

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses