Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Mateo 1: 16, 18-21, 24ª

La Palabra de Dios

José fue el Padre de Jesús y el esposo de María, de la cual nació Jesús, el que es llamado el Mesías. El nacimiento de Jesucristo sucedió así: su madre, María, estaba prometida a José, y antes del matrimonio, resultó que estaba encinta por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era un hombre justo y no quería denunciarla públicamente, decidió repudiarla en secreto. Ya lo tenía decidido, cuando un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: "José, hijo de David, no tengas reparo en acoger a María como esposa tuya, pues lo que ha concebido es obra del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, a quien llamarás Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados." Cuando José despertó del sueño, hizo lo que el Angel del Señor le había dicho: la tomó como su esposa.

Mateo 1: 16, 18-21, 24ª
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Active
    Default
    • Aprendemos dos cosas esenciales de Jesús en estos pocos versículos. Primero, su origen es divino, sin embargo es parte de la humanidad. Segundo, su misión no es simplemente advertirnos sobre el pecado como hicieron los profetas de Israel. En cambio, él salvará realmente al mundo del pecado. Señor, ayúdame a creer esta promesa.
    • San Lucas nos cuenta la historia de Jesús desde el punto de vista de María. San Mateo la narra desde el punto de vista de José. El se muestra como un buen Judío común y corriente, obediente a la ley. Dios interviene y destruye sus expectativas de vida. Es llamado a un nuevo nivel de obediencia. Señor, ¿estoy dispuesta a permitirte irrumpir en mi vida? ¿Escucho tus sueños para mí, los que pueden hacer cambiar el mundo?
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • María estaba embarazada, y estaba por casarse con José. Él se sorprendió, sabiendo que su relación era casta. Él podría haber sido viudo.
    • Cuando estaba a punto de romper su relación con ella, un ángel del Señor le dijo, en un sueño, que no lo hiciera. El mensaje que recibió fue único y extraordinario: el niño en el seno de María había sido concebido por el Espíritu Santo. José debe haber captado que había sido llamado a una tarea muy especial.
    • José fue encargado de cuidar a María y a su niño. El que estaba por nacer tenía una misión divina – salvar a su pueblo de sus pecados. José debe haberse dado cuenta que él tenía una parte que cumplir en todo eso. Obedeció sin vacilar, y suponemos con alegría. Tomó a esa maravillosa mujer, como su esposa. ¡Qué privilegio!
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Jesús llamó a José a abandonar sus propios planes, y a ponerse al servicio de Jesús y de María. No hay palabras sobre José en los Evangelios, sólo se menciona que era justo y generoso: el llevar a María a su casa y su protección de María y de Jesús. Pasaron años en Nazaret, en una fidelidad expresada en servicios rutinarios que nunca llevaban la atención hacia sí mismo.
    • Hubo un importante mandato: “debes llamarlo Jesús, porque es el que va a salvar a la gente de sus pecados.”
    • Pasa un tiempo descansando en su compañía. Él entiende tus tareas cotidianas. Déjalo mirarte con amor a tí y a tus tareas de hoy. Siéntete cómodo en la compañía de alguien que vivió en la presencia de Jesús y de María.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Mateo nos invita a ponderar el nacimiento de Jesús desde la perspectiva de José, el esposo de María, quien se encuentra en un dilema moral cuando se entera del embarazo de María, que comenzó antes de que vivieran juntos. José es un hombre recto que quiere hacer lo que sea mejor para todos y que esté en armonía con la voluntad de Dios. Le envían un ángel para que lo informe.
    • No todas las decisiones que enfrentamos en la vida son claras frente a lo que es o no correcto. Tenemos que manejarnos en áreas grises desde el punto de vista moral, o en aquellas llamadas soluciones sin ganancia (en las cuales habrá incomprensión en cualquier elección que hagamos). Necesitamos ingresar en la experiencia de los otros y orar para que el Espíritu Santo nos dé sabiduría.

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses