Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Juan 12:44-50

La Palabra de Dios

Pero Jesús dijo claramente: "El que cree en mí, no cree solamente en mí, sino en aquel que me ha enviado. Y el que me ve a mí ve a aquel que me ha enviado. Yo he venido al mundo como luz, para que todo el que crea en mí no permanezca en tinieblas. Si alguno escucha mis palabras y no las guarda, yo no lo juzgo, porque yo no he venido para condenar al mundo, sino para salvarlo. El que me rechaza y no recibe mi palabra ya tiene quien lo juzgue: la misma palabra que yo he hablado lo condenará el último día. Porque yo no he hablado por mi propia cuenta, sino que el Padre, al enviarme, me ha mandado lo que debo decir y cómo lo debo decir. Yo sé que su mandato es vida eterna, y yo entrego mi mensaje tal como me lo mandó el Padre".

Juan 12:44-50
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Active
    Default
    • Luz y oscuridad: visión y ceguera, acción e inacción. Muchas veces, en el Evangelio de Juan, encontramos referencias a esos pares opuestos. Los que aceptan la luz: Jesús, pueden ver claramente, comprender. Sin luz, en oscuridad total, nadie puede hacer algo. El misterio, entonces, es por qué una persona puede escoger mantenerse en la oscuridad. ¿Por qué alguien elige ser ciego/a?
    • Este pasaje es un resumen que viene al final del ministerio público de Jesús. Resume todo lo que Jesús ha estado haciendo y diciendo en público. Habla de escuchar las palabras de Jesús y actuar según ellas. Sus palabras son importantes, porque son ante todo las palabras del Padre. Jesús está conectado tan íntimamente con su mensaje, que en el Evangelio se le llama el Verbo.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Jesús está aquí diciendo que es mucho más que un maestro de moral rígido. Está diciendo que está tan en contacto con Dios, que no hay nada que Él diga o haga, que no sea del Padre Dios, la fuente de existencia que expresa la persona de Dios, en y a través suyo. Él es el vocero de Dios. Entregarte a Él (para creer) es entregarte al Padre. La voluntad de Dios Padre es que todos sean salvados (incluyendo la creación).
    • Así, la voluntad misionera de Dios es salvar a todos, para que expresen todo su potencial, que es ser como Él (por gracia): hijos e hijas de Dios.
    • ¿Quién eres tú realmente? ¿Cuán consciente eres de verte, con Jesús, como un hijo o hija de Dios, presentándote ante Dios de una manera única e irremplazable?
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Jesús siempre nos está conduciendo a su Padre. Su relación es tan buena que no podemos imaginarla. Permanecen estáticos el uno hacia el otro, comparten todo y trabajan perfectamente unidos. Piensan el máximo del otro. Imagínate la relación más armoniosa que tienes, auméntala mil veces y así tendrás un atisbo de cómo el Padre y el Hijo se llevan.
    • Pero la gran revelación, es que todos estamos invitados a la vida de la familia de Dios. Nos elevaremos de la tierra que pisamos y seremos radiantemente felices, cuando nos encontremos directamente con Dios. Si quiero que eso comience incluso ahora, puedo abrirme más y más a Dios en mi oración diaria.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • La lucha entre los poderes de la luz y de las tinieblas, domina el Evangelio de Juan. La misión de Jesús es clara. Él ha venido del Padre, portador de la Luz de su Amor, revelado en palabras y obras. Aquellos que lo reciben caminan en esta Luz. Los que lo rechazan, se tropiezan en la oscuridad y se pierden.
    • Señor, tu único deseo es que yo construya mi casa en Tí y viva bajo Tu Luz. Brilla en las obscuras profundidades de mi corazón y condúceme, a mí y a todos los otros, a la plenitud de vida que Tú nos ofreces.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Desde su humanidad, Jesús nos señala algo más allá de lo humano. La humanidad se ilumina por Él, con la luz de su Creador, de modo que sepamos que en el seno de nuestra personalidad humana se anida el destello de la divinidad. Jesús se hizo semejante a nosotros, de modo que nosotros podamos llegar a ser semajantes a Él. La luz de Dios brilla sobre toda su Creación, entregando vida, compasión y justicia. Es una luz bondadosa, que cuida a la humanidad y a toda su Creación.
    • Aquí tenemos una especie de sumario del Mensaje de Jesús. No sabemos ni el lugar ni la fecha de estas palabras. Ellas nos hablan de nuestra Fe en Dios, y de que Él es la Luz del mundo. Que podemos creer en Él, o rechazarlo, y que su Palabra es la Palabra de su Padre-Dios. Es un resúmen del prólogo del Evangelio de Juan, que anuncia que la Palabra se hizo carne.

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses