Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Lucas 6:27-38

La Palabra de Dios

"A vosotros que escucháis os digo: Amad a vuestros enemigos, tratad bien a los que os odian; bendecid a los que os maldicen, rezad por los que os injurian. Al que te golpee en una mejilla, ofrécele la otra, al que te quite el manto no le niegues la túnica; da a todo el que te pide, al que te quite algo no se lo reclames. Como queréis que os traten los hombres, tratadlos vosotros a ellos. Si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores aman a sus amigos. Si hacéis el bien a los que os hacen el bien, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores lo hacen. Si prestáis esperando cobrar, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores prestan para recobrar otro tanto. Amad más bien a vuestros enemigos, haced el bien y prestad sin esperar nada a cambio. Así será grande vuestra recompensa y seréis hijos del Altísimo, que es generoso con ingratos y malvados. Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo. No juzguéis y no seréis juzgados; no condenéis y no seréis condenados. Perdonad y seréis perdonados. Dad y os darán: recibiréis una medida generosa, apretada, remecida y rebosante. La medida que uséis la usarán con vosotros."

 

Lucas 6:27-38
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Active
    Default
    • Si lo que Jesús nos pide nos parece demasiado, estamos comenzando a entender que nuestra respuesta dependerá no solo de nosotros solos, sino de la gracia que viene de Dios. Solo si recibimos el espíritu que Dios nos promete seremos capaces de ser testigos del amor, perdón y paz a los que Jesús nos llama.
    • Tal vez no es tanto que se me pida imitar la compasión de Dios, sino que ser una canal para eso. Pido que pueda ser abierto/a, transparente y libre en permitir que la imagen de Dios, de la cual soy creado/a, pueda ser vista y experimentada por mí.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • ¡Este texto compite como uno de los más extraordinarios que jamás se escribieron! Contradice completamente el pensamiento humano sobre los enemigos y el perdón. Deletrea la forma en que Dios hace las cosas, sin hacer nada contra nosotros a pesar de todas nuestras fallas. Así es como Jesús vivió, así es como murió por sus ejecutores. Su actitud de corazón fue bendecida por su Padre y lo llevó a la vida eterna.
    • Mi mundo puede transformarse si tomo seriamente a Jesús. Mi tarea es colaborar con Él, y vivir en un nivel de amor más alto que lo que me imaginaba como posible. Estoy llamado a ir más allá de amar al prójimo como a mí mismo/a, más allá de amar solo a los que me aman a mí, más allá de amar solo a la gente simpática. ¡Debo amar a mis enemigos, hacerles el bien, rezar por ellos, desearles el bien! ¿Para qué debo rezar ahora?
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Jesús usa un lenguaje exagerado para destacar la importancia de nuestras relaciones de unos con otros. Debemos dar espacios para los demás, atentos a cómo hemos recibido el buen regalo del perdón de parte de Dios. Esto nos recuerda las palabras en el “Padre Nuestro”: “perdona nuestros pecados como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden”. Cuando uno tiene dificultades con otro, es bueno rezar por uno mismo, para reconocer las propias faltas, si es que las hay, y orar para que los demás puedan recibir la gracia de Dios, a fin de que surja lo mejor de su ser. Haz por los demás lo que Dios ha hecho por tí.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Jesús, Tú nuevamente das vuelta nuestros pensamientos al revés! El amar a los enemigos es tan contrario a la naturaleza humana, y es eso lo que Tú demandas de nosotras/os. Pero Señor, yo soy lo que tu llamas “un pecador”, porque cuando otros me ofenden, yo les cierro mi corazón y los castigo lo mejor que puedo.
    • Tú me pides ahora que yo traiga a mis enemigos a mi corazón y que demuestre compasión por ellos. Señor, cambia mi corazón o yo nunca llegaré a ser “un niño de lo más alto” Permíteme tomar un tiempo ponderando cuán misericordioso Tú eres conmigo, aún cuando yo soy “desagradecida/o y malvada/o”. Eso me hará detenerme, antes de juzgar y condenar a “mis enemigos”.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Jesús nos invita a responder al mundo tal como Él lo hizo: amando, bendiciendo, orando y ofreciendo. Somos llamados a esta misión, no sólo cuando enfrentamos algo que aprobamos, sino que en todas las circunstancias. Pido a Dios que retire de mi corazón toda forma de ver que me haga desconfiar, juzgar, condenar o retirarme. Ruego por la paciencia necesaria para soportar circunstancias difíciles, y valentía para ser capaz de enfrentarlas lo mejor que pueda.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Jesús, el amor del que Tú hablas no es solamente emoción: es un compromiso de la voluntad. Es extravagante e ilimitado y nos incluye a todos, buenos y malos por igual. Este es el verdadero Amor que libera al mundo del estancamiento del odio, juicio, culpa, recriminaciones y violencia. Es un amor activo basado en ir una milla más allá. La medida del amor es amar sin medida.
    • Señor, yo soy el foco de tu amor indiscriminado. Concédeme que yo pueda apreciar, con profundidad, este regalo ilimitado. Transformada/o por este amor, que yo pueda a su vez mostrar un amor irrestricto hacia otros, especialmente hacia mis enemigos.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Yo rezo por todos aquellos que podrían ser considerados como enemigos o despreciables; traigo a la mente todos los casos sin esperanza, todos aquellos que son pasados por alto o abandonados. Rezo porque ellos puedan experimentar la bondad y el amor, y porque aquellos que los describen negativamente puedan recibir la visión que Jesús tenía de ellos.
    • Aquellos que amo están en mis plegarias. A medida que pienso en ellos, permito que mis sentimientos de gratitud y de apreciación salgan a la luz y me permitan ser bendecida/o nuevamente.

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses