Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Juan 6: 1-15

La Palabra de Dios

Después Jesús pasó a la otra orilla del lago de Galilea, cerca de Tiberíades. Le seguía un enorme gentío, a causa de las señales milagrosas que le veían hacer en los enfermos. Jesús subió al monte y se sentó allí con sus discípulos. Se acercaba la Pascua, la fiesta de los judíos. Jesús, pues, levantó los ojos y, al ver el numeroso gentío que acudía a él, dijo a Felipe: "¿Dónde iremos a comprar pan para que coma esa gente?" Se lo preguntaba para ponerlo a prueba, pues él sabía bien lo que iba a hacer. Felipe le respondió: "Doscientas monedas de plata no alcanzarían para dar a cada uno un pedazo". Otro discípulo, Andrés, hermano de Simón Pedro, dijo: "Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos pescados. Pero, ¿qué es esto para tanta gente?". Jesús les dijo: "Hagan que se siente la gente". Había mucho pasto en aquel lugar, y se sentaron los hombres en número de unos cinco mil. Entonces Jesús tomó los panes, dio las gracias y los repartió entre los que estaban sentados. Lo mismo hizo con los pescados, y todos recibieron cuanto quisieron. Cuando quedaron satisfechos, Jesús dijo a sus discípulos: "Recojan los pedazos que han sobrado para que no se pierda nada". Los recogieron y llenaron doce canastos con los pedazos que no se habían comido: eran las sobras de los cinco panes de cebada. Al ver esta señal que Jesús había hecho, los hombres decían: "Este es sin duda el Profeta que había de venir al mundo". Jesús se dio cuenta de que iban a tomarlo por la fuerza para proclamarlo rey, y nuevamente huyó al monte él solo.

Juan 6: 1-15
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Active
    Default
    • Mientras Felipe hace cálculos y Simón hace balance de lo que está a mano, Jesús ve lo que está en sus corazones. Con Jesús, yo reviso algunas de las decisiones que he hecho recientemente, permitiéndole fijarse en lo que me motivó, hablándole sobre lo que mi corazón ha estado buscando. ¿He sido como Felipe dándole demasiadas vueltas? ¿O como Simón, planeando lo que podría hacer?
    • Jesús se retira a la montaña por sí solo – la manera de Juan de decir que él iba a rezar. Quédate con él mientras reza, notando su elección de no ser rey de la gente, sino estar solo con Dios; mira cómo escoge relación sobre influencia, cómo pone su identidad antes que su popularidad.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • ¿Qué aspecto de esta historia me remueve – tal vez ‘la abundancia de la preocupación de Jesús por la gente, o la patética cantidad de comida disponible para los discípulos? ¿Me ha sorprendido alguna vez la abundancia del bien recibido desde mi pobreza?
    • ¿Quién me ha alimentado a través de mi vida? Mi cuerpo necesita alimento y mi espíritu también necesita alimento. ¿Cómo satisfago el hambre de mi espíritu?
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Este es el único milagro en los cuatro Evangelios, lo que significa que es un evento excepcional con un significado mucho más profundo que la extraordinaria alimentación de esos miles. Jesús es el que explica en gran detalle lo que significa este signo. El evangelista relaciona el milagro con la misión de Jesús y la Eucaristía: él usa el mismo verbo que después encontramos en la institución de la Eucaristía –Jesús tomó el pan, dio gracias y repartió el pan a la gente invitándolos a sacar todo lo que necesitaban.
    • Jesús dijo una vez que el vino para que nosotros pudiéramos tener vida y vida en abundancia, y esto es tan evidente en este milagro: Todos comieron tanto como quisieron y hubo doce canastos de sobras, mucho más de con lo que habían empezado. Esto me recuerda la extravagante cantidad de agua transformada en vino en Caná: Yo aprecio cómo Dios en Jesús es generoso más allá de mi imaginación, en Caná, en la multiplicación de los panes, en mi propia vida. Pido la gracia de la gratitud.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • En esta lectura del Evangelio de Juan, se nos entrega la visión de Juan, como un símbolo de lo que Jesús busca para nutrir la vida de la que Él ya ha hablado. Él visualiza este alimento con el que quiere alimentarnos, como el banquete al que nos invita a gozar. Para Jesús este banquete es un símbolo de su deseo de compartirse con nosotros, en la Palabra de Dios y en el pan de vida. No hay límites en lo que quiere compartir con nosotros.
    • Una de las características más atractivas de Jesús, es su generosidad en compartir con nosotros todo lo que tiene y en lo que es. En la oración tú puedes meditar en lo mucho que Jesús ha hecho por tí, cuánto te ha dado de todo lo que Él tiene, y en último término, cómo quiere compartirlo contigo, en la Palabra de Dios y en la Eucaristía.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • ¡Esta escena nos entrega una revelación del tipo de persona que es Dios! Nuestros recursos no son nunca suficientes, pero Dios tiene ilimitados recursos. Los suficientes para que nosotros hagamos lo que Dios quiere que sea hecho.
    • Jesús nos revela el Dios de la abundancia, pero nótese que el foco está en el pobre y en los más necesitados, y no en hacer a los ricos más ricos. Jesús necesita mi ayuda para cuidar de aquellos que están en la base de la pirámide humana. Éste es el tema de la Encíclica del Papa Francisco “Laudato Si”
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • El milagro que hizo Jesús con los panes y los peces, convenció a las multitudes que lo seguían de que era el profeta que estaban buscando. Sus enseñanzas, sanaciones y el haber alimentado a la multitud, tuvo un profundo impacto en todos y les reveló su divina Presencia.
    • Jesús está presente en los encuentros de mi vida diaria. Está presente en aquellos con quienes me encuentro cada día, y especialmente en los pobres, los marginados y los que necesitan de mi ayuda. Cuando abro mi corazón y los busco por compasión y amor a ellos, también estoy encontrando a Jesús.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Jesús vivía en una comunidad de rituales y tradiciones; la aceptaba; pero llamaba a las personas a ver más profundamente. Mientras se acerca la Pascua, Él se dirige a las personas que encuentra en el monte y les dice que la Pascua tiene un significado que deben apreciar en una forma nueva y profunda. Eso las conectará, no sólo con el pasado, sino con todos sus vecinos y con una comunidad más extensa. Para algunos, el milagro de los panes era para ese momento, y quisieron hacer Rey a Jesús. Para Jesús, el milagro era un camino de oración, una invitación a quedarse un tiempo junto a Dios.
    • "Le seguía un enorme gentío". ¿Estoy en ese gentío? ¿Me escondo entre todos? ¿Me arriesgo a levantarme y quedar a la vista de los demás? ¿A la vista de Él?
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Hombres, mujeres y niños se sientan en el pasto, comiendo inocentemente tanto pan y de pescado como quisieran. Jesús trabaja con las personas pequeñas para alimentar a la multitud. A través de sus acciones Jesús nos revela como es Dios hacia nosotros, alimentándonos, cuidándonos, generoso y preocupado de todas nuestras necesidades.
    • Señor, el hambre del mundo grita por mi atención. Pero qué puedo hacer yo? Dame la voluntad de ir más allá de mi misma/o, de compartir mis pequeños recursos y encaminarlos hacia la construcción de una comunidad donde las personas se cuiden y se quieran unas a otras.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Este milagro revela el corazón de Dios, que se preocupa de todas nuestras necesidades. Dios también espera que nosotros vayamos en ayuda de los otros, y que compartamos lo poco que tenemos.
    • El muchacho con su humilde comida parecía tener muy poco que ofrecer; pero lo que él tenía alimentó a una multitud. A menudo creemos que tenemos poco que ofrecer en el servicio de Jesús. Su trabajo ahora depende de nuestra cooperación con Él. Lo que se ofrece por amor - aunque parezca poco - puede producir grandes resultados. Nuestra oración es una oferta diaria de amor y cuidado para los que nos rodean, y una conección al mundo de nuestros vecinos, nuestro país y nuestro universo.
    • Yo, con mi imaginación entro en esta increíble escena, y comparto la perplejidad de Felipe; miro al niño pequeño cuando él entrega el almuerzo que su madre ha hecho para él. Yo observo a Jesús mientras Él ora, y entonces Él parte el pan y el pescado. Toma largo tiempo alimentar a cada uno, pero Él está sonriendo mientras trabaja. Él también llena mis manos sucias y vacías; yo miro en sus ojos y se lo agradezco.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • El mensaje de Jesús llega hasta la profundidad de nuestra humanidad, en esos espacios en que cantamos y bailamos, reímos y lloramos, estamos en duelo y desesperación, en esperanza y amor, y donde reside todo lo profundo de nuestra naturaleza. Jesús también vierte el Agua Viva en esos espacios, y nos hace llegar su Palabra. En nuestra oración podemos decir: "Tú tienes el mensaje de la Vida Eterna".
    • El muchacho tenía alimento sólo para él; un alimento para los muy pobres - panes de cebada. Al ser dados con amor, pareció que se multiplicaron. Cual sea el significado de este milagro, una de sus lecciones es que Dios puede hacer mucho con lo que nosotros ofrezcamos. Nuestras intenciones de vivir en su amor y de seguirlo, no serían nada sin Él. El pequeño aporte del muchacho alimentó a una muchedumbre; nunca sabremos donde nuestros esfuerzos para amar, ayudar y aliviar a otros, llegarán a dar fruto.

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses