Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Juan 10:1-10

La Palabra de Dios

"En verdad les digo: El que no entra por la puerta en el corral de las ovejas, sino que salta por algún otro lado, ése es un ladrón y un salteador. El que entra por la puerta es el pastor de las ovejas. El cuidador le abre y las ovejas escuchan su voz; llama por su nombre a cada una de sus ovejas y las saca fuera. Cuando ha sacado todas sus ovejas, empieza a caminar delante de ellas, y las ovejas lo siguen porque conocen su voz. A otro no lo seguirían, sino que huirían de él, porque no conocen la voz de los extraños".  Jesús usó esta comparación, pero ellos no comprendieron lo que les quería decir. Jesús, pues, tomó de nuevo la palabra: "En verdad les digo que yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido eran ladrones y malhechores, y las ovejas no les hicieron caso. Yo soy la puerta: el que entre por mí estará a salvo; entrará y saldrá y encontrará alimento. El ladrón sólo viene a robar, matar y destruir, mientras que yo he venido para que tengan vida y la tengan en plenitud."

Juan 10:1-10
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Active
    Default
    • Las palabras de Jesús: “Yo soy” en el cuarto Evangelio son muy significativas. Yo soy…el pan de vida …el agua viva… la luz del mundo, etc. Ellas nos indican el estatus divino de Jesús, puesto que Dios mismo (cuando Moisés le preguntó su nombre) declaró: “Yo soy quien soy”. Las imágenes que Jesús usa nos muestran el rostro de Dios.
    • Esto es verdad en la imagen que se usa aquí. Cuando Jesús dice que es la puerta de su redil, sus oyentes sabrán que Jesús se presenta como un pastor en el Antiguo Testamento, especialmente en el Salmo 23. El ideal de un buen pastor, cuidadoso, es incluso más vívido, cuando se nos dice que la costumbre del pastor era dormir acurrucado a la entrada del redil; en otras palabras, el vigilante pastor era, literalmente, la puerta.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Jesús usa ricas imágenes de la vida diaria, para ilustrar la profundidad de la relación que deseaba tener con nosotros. Por una parte, Jesús habla del pastor y sus ovejas, portero y puerta, pastoreo y vida, reconocimiento y salvación. Las palabras contrastantes son: extraños, ladrones y bandidos, matanzas y robos, arrancar de miedo en vez de seguirlo y caminar a través de la puerta abierta.
    • La gente no entiende la parábola, así es que Jesús la explica: todo debe venir a través de Él para obtener vida verdadera. Podríamos reflexionar en qué o quién nos impide seguir al Señor o seguirlo a Él
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • ¿Qué eleva tu espíritu, satisface tu alma, te da una paz duradera y te llena de vida? ¿Qué parece ser lo que se adecua bien en ti? Esos son los momentos que vienen de la presencia de Dios en ti.
    • Por otro lado, ¿qué te agota, te quita energía, te deja sin vida y vacío/a, mata tu espíritu, te trata como una estadística en vez de una persona única? Esos son los momentos indicativos del ladrón, del enemigo de la naturaleza humana.
    • Los indios norteamericanos cuentan a sus niños, que en nuestros corazones hay dos lobos, que quieren matarse el uno al otro. Seguramente el niño preguntará: “¿Y cuál ganará”? Y los padres responderán sabiamente: “aquel a quien has alimentado mejor”.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Nuestra oración nos enseña a reconocer la voz del Buen Pastor. Aprendemos a distinguir la voz del Señor de otras voces que nos atraen. Nuestras culturas nos hablan de manera autoritaria; los publicistas hacen todo para que su mensaje sea atractivo; las identidades nacionales nos adulan y es fácil que seamos seducidos por otro rebaño.
    • El tono de voz hace toda la diferencia. La verdad puede ser ofrecida como una invitación, o que se escuche como una verdad dura y molesta. Considero cómo Jesús me habla, llamándome a crecer y a vivir. ¿Es así como yo hablo a los demás? ¿Y a mí mismo?
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Jesús usa ricas imágenes de la vida diaria para ilustrar la profundidad de su deseo de relacionarse con nosotros. Por una parte, habla de pastores y ovejas, guardianes y puertas, pasturas y vida, reconocimiento y salvación. Los mundos contrastantes son extraños: ladrones y bandidos, matar y robar, arrancar por miedo en vez de continuar, escalar en vez de caminar hacia la puerta abierta.
    • Señor, déjame oí tu voz, de manera que pueda abrir la puerta de mi corazón para Tí. Condúceme a los senderos de mi vida. Que los otros puedan verme entonces como una puerta segura hacia la vida abundante.

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses