Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Juan 13:31-33,34-35

La Palabra de Dios

Cuando Judas salió, Jesús dijo: «Ahora es glorificado el Hijo del hombre y Dios es glorificado en él. Por lo tanto, Dios lo va a introducir en su propia Gloria, y lo glorificará muy pronto. Hijos míos, yo estaré con ustedes por muy poco tiempo. Me buscarán, y como ya dije a los judíos, ahora se lo digo a ustedes: donde yo voy, ustedes no pueden venir. Les doy un mandamiento nuevo: que se amen los unos a los otros. Ustedes deben amarse unos a otros como yo los he amado. En esto reconocerán todos que son mis discípulos, en que se amen unos a otros».

Juan 13:31-33,34-35
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Active
    Default
    • Cuando Judas sale de la pieza, Juan afirma simplemente: “y era de noche”. El momento de oscuridad, de rechazo a la Luz, ha llegado. A Judas se le presenta como uno de aquellos que prefiere la oscuridad. Y, sin embargo, esta hora es también un momento de gloria, cuando vemos la luz de Cristo en todo su esplendor.
    • Es conmovedor recordar este incidente durante nuestras celebraciones de fuego y luz en nuestras celebraciones de Pascua. Es como si estuviéramos mirando hacia atrás en la lucha, cuando se ve que la oscuridad extinguirá la luz. Estamos en una mañana brillante, mirando hacia atrás con gratitud de que haya pasado la noche de angustia y desvelo.
    • Y en este momento de traición, de angustia de Jesús porque uno de sus compañeros elegidos se haya alejado de él, que a nosotros se nos da un “nuevo mandamiento”. Podemos preguntarnos sobre las tensiones y divisiones dentro de la comunidad del cuarto evangelio. ¿Por qué necesitan que se les diga y recuerde ¡repetidamente! que se amen unos a otros?
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Durante su última cena, Jesús ha estado constantemente revelando su amor por sus discípulos. Sin embargo el corazón de Judas está embrutecido de codicia. Se mueve desde la luz hacia el interior de la sombra de la tierra, en la noche. El odio reemplaza el amor, la traición reemplaza una amistad comprometida.
    • Señor, como Judas, yo puedo alejarme de Tí, atraído por mi manera propia y autónoma. En este lugar de oración, deja que me recline en tu Corazón como lo hizo tu discípulo bien amado. Que pueda yo, por tanto, estar en sintonía con los verdaderos latidos de Dios, y creer de manera constante en el vivir de un modo amoroso.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Durante su última cena, Jesús ha estado constantemente revelando su amor por sus discípulos. Sin embargo el corazón de Judas está embrutecido de codicia. Se mueve desde la luz hacia el interior de la sombre de la tierra, en la noche. El odio reemplaza el amor, la traición reemplaza una amistad comprometida.
    • Señor, como Judas, yo puedo alejarme de ti, atraído por mi manera propia y autónoma. En este lugar de oración, déjame reclinarme en tu Corazón como lo hizo tu discípulo bien amado. Que pueda yo por tanto estar en sintonía con los verdaderos latidos de Dios, y creer de manera constante al vivir de un modo amoroso.

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses