Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Lucas 9:51-62

La Palabra de Dios

Como ya se acercaba el tiempo en que sería llevado al cielo, Jesús emprendió resueltamente el camino a Jerusalén. Envió mensajeros delante de él, que fueron y entraron en un pueblo samaritano para prepararle alojamiento. Pero los samaritanos no lo quisieron recibir, porque se dirigía a Jerusalén. Al ver esto sus discípulos Santiago y Juan, le dijeron: «Señor, ¿quieres que mandemos bajar fuego del cielo que los consuma?» Pero Jesús se volvió y los reprendió. Y continuaron el camino hacia otra aldea. Mientras iban de camino, alguien le dijo: «Maestro, te seguiré adondequiera que vayas». Jesús le contestó: «Los zorros tienen cuevas y las aves tienen nidos, pero el Hijo del Hombre ni siquiera tiene donde recostar la cabeza». Jesús dijo a otro: «Sígueme». El contestó: «Señor, deja que me vaya y pueda primero enterrar a mi padre». Jesús le dijo: «Sígueme, y deja que los muertos entierren a sus muertos. Tú ve a anunciar el Reino de Dios». Otro le dijo: «Te seguiré, Señor, pero antes déjame despedirme de mi familia». Jesús le contestó: «El que pone la mano en el arado y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios».

 

 

Lucas 9:51-62
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Active
    Default
    • Jesús no excluyó a nadie. ¿Qué puede significar para mí en mi vida? ¿Puede haber algo o alguien que me sujeta para permitir que Dios sea primero y esté a cargo de mi vida?
    • “Te seguiré”. ¿Es ahí donde estoy? ¿Es siquiera mi deseo? Habla con Jesús sobre esto.
    • ¿Cuál ha sido el costo del discipulado para mí? ¿Cuál ha sido la riqueza y el regalo del discipulado para mí?
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • La tentación de usar violencia motivada por la religión estuvo presente incluso en el pequeño círculo de los apóstoles. Jesús los reprende e insiste en que la lucha debe realizarse, en cambio, en nuestros corazones: ¿Estoy preparado/a para seguirlo cualquiera que sea el costo? El entusiasmo del converso no es suficiente, porque los obstáculos son grandes y yo necesito realmente negarme a mí mismo/a, y llevar la cruz de cada día. Es sólo mirando mis obras, que descubro cuán cerca o cuán lejos estoy de ser discípulo/a de Jesús.
    • Contemplo la calidad de mi compromiso, y pido la gracia de no mirar hacia atrás al poner mi mano en el arado.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Jesús pide un compromiso, un compromiso real. El tiempo para eso es ahora. En nuestro propio camino, hoy debemos proclamar el Reino de Dios. Si nos quedamos esperando el momento adecuado, las arenas del tiempo se deslizarán rápidamente por entre nuestros dedos.
    • Browning escribió:”La tierra está llena del cielo, y cada matorral está vivo con Dios”. Mirando el mundo desde esta perspectiva, diariamente trato de servir a Dios.

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses