Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Mateo 7:7-11

La Palabra de Dios

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre. Si a alguno de vosotros le pide su hijo pan, ¿le va a dar una piedra?; y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Pues si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, cuánto más vuestro Padre del cielo dará cosas buenas a los que le piden!"

 

 

 

Mateo 7:7-11
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Active
    Default
    • ¿Es verdadero el Evangelio? A menudo, nuestras plegarias parece que no se oyen ni se responden. Pero las cosas de Dios aparecen a su debido tiempo. Una amiga tenía un hijo que manifestaba muchos problemas desde su infancia. Poseía una rabia interior que se manifestaba en una conducta destructiva. A menudo, ella cargaba con el peso de su ira. No era sorprendente que él se tambaleara de un desastre a otro. Perdió muchos trabajos y socios. En la actualidad tiene pocas posibilidades.
    • Pero ahora, en la cuarentena, se ha vuelto reflexivo y su estilo está cambiando. Es más gentil y, aunque está sin trabajo, en la última navidad reunió un poco de dinero y compró significativos pequeños regalos para la gente importante de su vida. Su madre y él han comenzado a dialogar sobre las cosas de una manera que antes era imposible de lograr. Treinta y cinco años de oración estaban recibiendo respuesta.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • En estas breves instrucciones para orar, Jesús nos invita a ponernos delante de Dios con corazones expectantes, pidiendo lo que necesitamos. Dios siempre está escuchando nuestras plegarias.
    • “Todas las cosas se pueden hacer para el que cree” (Marcos 9:23)
    • Dios me acoge con un abrazo amoroso, y desea darme “cosas buenas”, cuando se lo pido con un corazón sincero y abierto.
    • ¿Soy verdaderamente franco con Dios en mi oración? ¿Comparto con Él todo lo que estoy viviendo, mis luchas y mis alegrías y las situaciones concretas para las cuales necesito su ayuda?
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • Los rabinos judíos decían: “Los seres humanos no pueden escuchar bien a dos personas hablando al mismo tiempo; pero Dios, si todo el mundo le habla simultáneamente, escucha a cada uno”. Esa declaración desafía nuestra imaginación. La metáfora Padre-hijo la empleamos para explicar lo que pasa en nuestra oración. Señor, sé muy bien que escuchas mi llamado; pero no siempre entiendo tu respuesta. Seguiré orándote, Señor, feliz de volver al “Padre Nuestro”.
    • En todo acto de oración recibimos algo de Dios. Al abrir nuestros corazones al orar, las manos de Dios están abiertas para entregarnos buenos regalos. Luego de orar, recibimos un aumento de nuestra fe, esperanza y amor: el consuelo de Dios. Nada se pierde del tiempo en oración; toda oración implica un servicio de amor, y la oración aumenta en nosotras/os nuestra capacidad de amar.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Active
    Default
    • ¿Es verdadero este Evangelio? Muy a menudo, nuestras oraciones parecen no ser escuchadas ni respondidas. Pero las cosas buenas suceden en el propio tiempo de Dios. Un amigo mío tenía un hijo que estaba con problemas desde pequeño. Tenía una rabia interior que se demostraba en una conducta destructiva. A menudo cargaba con el embate de la ira de su hijo. No era sorprendente que se tambaleara de un desastre en otro. Perdió muchos trabajos y muchos socios. Actualmente, tiene pocas perspectivas. Pero ahora, en sus cuarenta, se ha vuelto reflexivo y su estilo ha ido cambiando. Está más amable, aunque no tiene trabajo. Durante la última navidad consiguió algo de dinero y compró pequeños regalos, bien elegidos, para las personas importantes de su vida. Él y su madre han empezado a conversar sobre cosas que eran imposibles de tocar antes. Treinta y cinco años de oración están recibiendo respuesta.
  • Reflexiones sobre la lectura de hoy

    Inactive
    Default
    • La oración nunca es en vano. La oración nos trae cosas buenas, aunque no lo que cada uno pide en ellas. La oración abre el corazón a las buenas obras de Dios. Al terminar de orar, debemos agradecer por el tiempo que hemos estado con el Señor, en toda su bondad. El tiempo en oración siempre nos hace personas con más capacidad de amar.

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses