Mensaje de error

Notice: Undefined offset: 8 in sacred_space_retreat_node_view() (line 70 of /home/patc1321/public_html/sacredspace.ie/profiles/annerprofile/modules/custom/sacred_space_retreat/sacred_space_retreat.module).

Mensaje de error

Notice: Undefined offset: 8 in sacred_space_retreat_node_view() (line 70 of /home/patc1321/public_html/sacredspace.ie/profiles/annerprofile/modules/custom/sacred_space_retreat/sacred_space_retreat.module).
  • Entrar en una conversacion con Dios

    Piensa cómo es que Dios te contempla
    • En su libro “Los Ejercicios Espirituales”, Ignacio de Loyola sugiere varias formas de entrar en la oración. Una de ellas es bien simple; pero fácil de pensar que es algo extraña, al conocerla por primera vez. “Piensen”, él sugiere, “cómo es que Dios te contempla”. ¿Cuál es tu primera reacción al escuchar esta invitación?
    • En varios textos de los Evangelios se nos dice que Jesús miraba a la gente con dureza, como si quisiera saber cómo eran. Pero su mirada fue siempre compasiva, nunca severa ni crítica. Quizás esto te ayude a ver cómo pensaba Ignacio, y trata de pensar como él. Toma ahora unos momentos para pensar cómo es que Dios te contempla.
    • Jesús es Dios con rostro humano. ¿Es literalmente posible imaginar la mirada del rostro de Cristo cuando advierte tu presencia, y luego fija su atención en ti? ¿Cómo describirías a un amigo esa mirada?
    • Deja que Jesús continúe mirándote así, mientras te preparas a escuchar una vez más las palabras que Zacarías dijo, luego del nacimiento de su hijo Juan, quien preparó el camino para Jesús:
  • Escritura

    Lucas 1: 67 - 79
    Su padre, Zacarías, lleno del Espíritu Santo, empezó a recitar estos versos proféticos:
    Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha visitado y redimido a su pueblo.
    Ahora sale triunfante nuestra salvación en la casa de David, su siervo,
    como lo había dicho desde tiempos antiguos por boca de sus santos profetas:
    que nos salvaría de nuestros enemigos y de la mano de todos los que nos odian;
    que nos mostraría el amor que tiene a nuestros padres y cómo recuerda su santa alianza.

    Pues juró a nuestro padre Abraham que nos libraría de nuestros enemigos para que lo sirvamos sin temor, justos y santos, todos los días de nuestra vida.

    Y tú, niño, serás llamado Profeta del Altísimo, porque irás delante del Señor para prepararle sus caminos,para decir a su pueblo lo que será su salvación. Pues van a recibir el perdón de sus pecados, obra de la misericordia de nuestro Dios cuando venga de lo alto para visitarnos cual sol naciente,iluminando a los que viven en tinieblas, sentados en la sombra de la muerte, y guiar nuestros pasos por un sendero de paz.

  • Reflexionar

    Las personas que Dios empleó para completar su plan
    • La profecía de Zacarías comienza mirando hacia atrás, desde Abraham y a todo lo que Dios ha hecho desde ese día, para cumplir las promesas que Dios hizo a su pueblo. A lo largo de este Retiro has meditado sobre varias de las personas que Dios empleó para completar su plan. Al terminar este Retiro, ¿qué te parecen las formas con que Dios empleó a esas personas que escogió?
    • Los caminos de Dios no han cambiado. Incluso en estos días emplea otras personas para formar tu vida. Él también trabaja a través tuyo, para formar otras personas. ¿Dónde estás más consciente que está ocurriendo esto?
  • Reflexionar

    ¿Vas a solicitar a Dios que te regale su Paz?
    • Uno de los textos de esta lectura que resume el trabajo de Dios, es que Él intenta “dar luz a los que se sientan en la oscuridad”. No es coincidencia que, en el hemisferio norte, la Navidad llega en los días más oscuros del año. ¿Cómo reaccionas a un Dios que promete llegar en los momentos más oscuros de tu vida?
    • Dios también desea, se nos dice, “guiar nuestros pies en el camino de la paz”. Al anunciar el nacimiento de Cristo, los ángeles cantaron “Paz en la tierra a los hombres de buena voluntad”. Seguro que vas a escuchar repetidas veces estas palabras en los cánticos navideños de los días que vienen. ¿Es algo que encuentras atractivo? ¿Vas a solicitar a Dios que te regale su Paz, a tu vida y al mundo, ahora?
  • Mirar hacia atrás el desarrollo del retiro

    Toma unos momentos para agradecer a Dios
    • Antes de terminar este Retiro, conviene mirar hacia atrás y fijarte en lo que más recuerdas, y en lo que sería útil llevar contigo en las próximas semanas o meses. Comienza, pues, escogiendo tres palabras que describirían este Retiro de Adviento del año 2014, tal como lo has experimentado.
    • ¿Hay una de las sesiones de oración, o una de lectura de las Escrituras, que se ha quedado en tu mente o en tu corazón? Si es así, ¿cuál es? Vale la pena tomar unos momentos para revivir esa oración, lo más que puedas, y notar lo que sucede en tu mente y corazón al recordar esa experiencia.
    • Quizás observas un cambio de ti misma(o), o en tu forma de orar en las próximas semanas. Quizás le has pedido a Dios algún regalo especial, y piensas que ese regalo ya te fue donado, en todo o en parte. Es también posible que Dios te haya dado mucho más de lo que fuiste capaz de pedir, o siquiera de imaginar, cuando iniciamos juntos este Retiro. Toma unos momentos para agradecer a Dios todo lo que Él ha hecho por ti en estos días.
  • Mirar Hacia Adelante

    Pide a Dios lo que sea que esperas
    • Ahora piensa hacia adelante, a los próximos días y semanas. ¿Hay algo que quedó pendiente en el Retiro? ¿Un lugar de tu vida en que aún puedes ver a Dios trabajando, un regalo que necesitas y que aún esperas? Pide a Dios lo que sea que esperas.
    • Muchas personas de la lista de antepasados de Jesús que nos mostró Mateo, se habrían asombrado al ver cómo Dios había trabajado a través de ellas, de sus antepasados y de sus descendientes. En su carta a los Efesios, San Pablo nos habla de un Dios que es capaz de conseguir “Muchísimo más de lo que podemos imaginar”. Al terminar este Retiro, toma unos momentos para sentarte en silencio con esta oración de Pablo y hacerla tuya:
  • Escritura

    Efesios 3:14-21

    Por eso doblo mis rodillas delante del Padre, de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra. Que Él se digne fortificarlos por medio de su Espíritu, conforme a la riqueza de su Gloria, para que crezca en ustedes el hombre interior. Que Cristo habite en vuestros corazones por la fe, y sean arraigados y edificados en el amor. Así podrán comprender, con todos los santos, cuál es la anchura y la longitud, la altura y la profundidad, en una palabra, ustedes podrán conocer el amor de Cristo, que supera todo conocimiento, para ser colmados por la plenitud de Dios.
    ¡A  aquel que es capaz de hacer infinitamente más de lo que podemos pedir o pensar, por el poder que obra en nosotros, a Él sea la Gloria en la Iglesia y en Cristo Jesús, por todas las generaciones y para siempre!
    Amén

  • Contactos

    Estaremos siempre felices de escuchar a los usuarios de Retiro de Adviento. Por favor use Formulario de Contacto para contactarnos.

Inicio