• Bienvenida

    Bienvenida/o al Retiro de Adviento de este año. Todo retiro ofrece la oportunidad de dar un paso atrás en las preocupaciones del diario vivir, y reflexionar, con la ayuda de oraciones, sobre el estado actual de tus relaciones con Dios, con las personas que te rodean y con el mundo en que vives. Este tiempo de Adviento, a lo largo del cual nos preparamos para celebrar la venida de Cristo en Navidad, es una gran oportunidad para realizar un retiro de esta categoría.

    Este año, enfocaremos nuestras reflexiones en las “Antífonas de la O”, tradicionalmente empleadas en el tiempo de Adviento al anticipar la venida de Jesús a vivir entre nosotros. Podrías calificarlas como siete formas de presentar a Jesús, y también son conocidas como una respuesta cantada al Magnificat, junto a las oraciones vespertinas de los días finales del Adviento. Su origen puede ser encontrado en las profesías de Isaías, quien habla de la llegada del Mesías.

    En cada Antífona estaremos un tiempo; exploraremos una en cada sesión, dejando espacio para descubrir la riqueza de cada una. Así pues, para familiarizarse con ellas, aquí están las Antífonas.

    Oh, Sabiduría

    Oh, Señor

    Oh, Flor de la Rama de Jesé

    Oh, Llave de David

    Oh, Amanecer Radiante

    Oh, Rey de Todas las Naciones

    Oh, Emmanuel

    Luego de escucharlas, podrías reconocerlas como parte del famoso himno “Oh Ven, Oh Ven, Emmanuel” que escuchamos varias veces en cada Navidad. Pero te has detenido a preguntar ¿que revelan sobre la naturaleza y el carácter de Jesús? Este retiro te ayudará a entrar en cada Antífona con ojos y oídos despejados, y así escuchar lo que el Señor desea decirte.

    Al comenzar la jornada de este Adviento, consideraremos cómo las próximas semanas nos acercarán cada vez más a Jesús:

    ¿Qué esperas recibir de este retiro?

    ¿Cómo ves a Jesús?

    ¿Cómo describirías a Jesús si alguien te lo pidiera?

    ¿Cómo te dirigirías a Él?

  • Consejos Prácticos

    Comenzamos con algunos consejos prácticos que pueden ayudarte si éste es tu primer retiro, o como un repaso si no lo es. Podría gustarte pensar en ellos bajo tres títulos: Cómo, Cuándo y Qué.

    Una pregunta a considerar el “cómo”, es preguntarte cuanto tiempo eres capaz de dedicarle a cada sesión del retiro. Conviene decidir esto al principio, y luego tratar de cumplirlo. No renuncies muy pronto, si las oraciones parecen aburridas, ni sigas por mucho tiempo si todo parece ir bien. El material presentado en cada sesión dura entre 20 y 25 minutos; pero podrías querer más tiempo para prepararte mejor, o quedarte unos momentos al final. Escoge el tiempo en el cual podrás incorporarte cómodamente.

    Bajo el título “donde”, pensar en qué momento del día te gustaría orar: ¿en la mañana, en la tarde, a mediodía? Esto podría sugerir otra pregunta: ¿Dónde te sería más fácil dedicarte a orar?

    Finalmente, bajo el título de “qué”, pregúntate para qué te incorporaste a este retiro. Cuáles son los dones y gracias que esperas recibir de Dios durante este tiempo de oración. Asegúrate que comiences tus oraciones pidiendo a Dios por ellas, o por cualquier cosa que Dios desea darte.

    Cuando hayas aclarado estas preguntas, estarás lista/o para comenzar este tiempo de oración, reflexionando sobre las Antífonas. Antes de comenzar, percibe a Dios dándote la bienvenida por encontrarlo en esta forma, y también piensa en todas las personas alrededor del mundo, que están rezando este retiro junto a tí.

Inicio