Recuerda el desarrollo de este Retiro

Preséntale todo lo que sido bueno para ti, y todo lo que ha sido difícil.

El recorrer hacia atrás la jornada que has completado en estas últimas semanas, es una etapa muy importante de un retiro como éste. Es muy posible que ahora puedas ver a Jesús con una nueva mirada, o lo has encontrado en una forma novedosa.

Podrías recordar las preguntas de entrada que aparecen en la Introducción de este retiro:
“¿Qué esperas recibir de este retiro?”
“¿Cómo ves a Jesús?”
“¿Cómo describirías a Jesús si alguien lo pidiera?”
“¿Cómo te dirigirías a Él?”
¿Ha cambiado tu imagen de Jesús, en alguna forma, durante este retiro?
Quizás una de las sesiones del retiro se destacó de las demás…

Como un resumen, escucharemos nuevamente cada antífona, separadamente y con el espacio necesario para recordar los momentos más importantes que has tenido con Dios en cada sesión.

Oh, Sabiduría… “Jesús”, la única palabra que nos llegó de la boca de Dios
Oh, Sagrado Señor… La autoridad de Dios
Oh, Brote de Jesé…  El brote que será una flor reventando a la vida
Oh, Llave de David… El sendero y el camino al Reino de Dios
Oh, Amanecer Radiante… La luz que llega a la oscuridad
Oh, Rey de todas las Naciones… El Dios y siervo
Oh, Emmanuel… Dios con nosotros

  • En estos últimos momentos, reflexiona en cómo Dios te ha hablado en este retiro. Preséntale todo lo que sido bueno para ti, y todo lo que ha sido difícil. Podrías hablar a Jesús, dirigiéndote a Él usando una de las Antífonas que más llegaron a tu ser profundo.

Trae todo esto al Mesías: Dios con nosotros. Maranatha… Ven, Señor Jesús.

Inicio