Conclusión

¡Porque Dios está verdaderamente con nosotros – Emanuel — disfrutemos y alegrémonos!

A medida que llegamos al final de nuestro Retiro de Adviento, es útil dedicar un tiempo para mirar para atrás y notar qué te queda de este tiempo especial de oración. ¿Cómo se emocionó tu corazón durante este tiempo? ¿Hay un pasaje de las escrituras o alguna palabra que haya permanecido contigo? ¿Qué gracias has recibido? ¿Puedes notar algún cambio en ti? ¿Qué fue difícil o desafiante en el tiempo de retiro? Tal vez sería útil escribir cualquier inspiración recibida o planes e ideas acerca de un nuevo comienzo que pueda haberte iluminado. ¿Puedes recordar los momentos de “visitación” durante estas semanas donde los ángeles han cruzado tu camino? ¿Tuviste en algún momento un “cañonazo”? ¿Has notado algunas estrellas y hacia dónde te pueden estar dirigiendo?

Jesús no quiere nada más que venir a cada momento de nuestras vidas. Pídele ahora a Jesús que te ayude a ver todo aquello con lo que has sido bendecido y a mantenerte en estas gracias. Toma algún tiempo para agradecer a Dios por este tiempo sagrado que has compartido con Él y por cuanto has profundizado tu relación con Él. A lo mejor te puedes comprometer, cada día, a dar algunos nuevos pasos para seguir nutriendo esta relación más profunda con Dios. ¡Porque Dios está verdaderamente con nosotros – Emanuel — disfrutemos y alegrémonos!

Inicio