Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2018-10-10

La Presencia de Dios

En el silencio de mi ser profundo, en los fragmentos de mi deseada complementación,
¿puedo escuchar los susurros de su Presencia?
¿Puedo recordar cuando sentí la cercanía de Dios?
Cuando caminamos juntos y me dejé abrazar por su Amor.

La Libertad

“Déjame aquí libremente, totalmente solo
en una celda en que el sol nunca brilló.
Aunque jamás nadie me hable,
Este silencio dorado me hará libre”.

Trozo de un poema escrito por un prisionero
del campo de concentración de Dachau
 

 

La Conciencia

Estar consciente de algo es tenerlo presente siempre. Señor Dios, ayúdame a recordar que Tú me diste la vida. Gracias por el regalo de vivir. Enséñame a caminar más lentamente por la vida, a estar quieta/o y disfrutar de los placeres creados para mí. Poder tener presente la belleza que me rodea: la maravilla de las montañas, la tranquilidad de los lagos, la fragilidad del pétalo de una flor. Necesito recordar que todas estas cosas vienen de Tí.

La Palabra de Dios

Lucas 11:1-4

Una vez estaba Jesús orando en cierto lugar. Cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: "Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos," Él les dijo: "Cuando oréis decid: "Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino, danos cada día el pan que nos corresponde, perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe algo, y no nos dejes caer en la tentación.""

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • Qué lindo pedido de uno de los discípulos a Jesús: “Señor, enséñanos a rezar”. ¿Quién te enseñó a rezar? ¿Has enseñado a alguien a rezar – niños, tal vez?
  • “Danos nuestro pan de cada día”. Esta es la oración más básica de la gente vulnerable que vive en precariedad: los campesinos de auto-subsistencia y los jornaleros con los que Jesús vivía y a quienes enseñaba.
  • “Perdónanos nuestros pecados”. Jesús hace una clara conexión, aquí y en otras partes, entre el perdón de Dios, y nuestra disposición y capacidad para perdonar. ¡Una no es posible sin la otra!
  • “No nos dejes caer en tentación”. ¿Tiene ya Jesús una sensación de cómo terminará su vida? ¿Puede Él ya ver, hacia delante, el Jardín de Getsemaní, donde rezará para librarse del cáliz del sufrimiento, aunque también reza “No mi voluntad, sino la tuya?

Conversación

Que sucede en mí, mientras rezo?
Siento consuelo, preocupación, indiferencia?
Imagino a Jesús mismo sentado o de pie, a mi lado,
y comparto estos sentimientos con Él.

Conclusión

Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo;
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.

Amen

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses