Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2019-01-13

La Presencia de Dios

Ruego por recibir la Gracia de poder encontrar las palabras y la fortaleza interior para alcanzar y llegar a la Presencia de Dios; para formar mis labios y mi corazón, y así encontrar a Dios en una plegaria que sólo mi corazon puede pronunciar, y en un canto que sólo mi alma puede entonar.

La Libertad

Señor, que nunca yo reciba el regalo de mi libertad como algo merecido. Me diste la gran bendición de la libertad de espíritu. Llena mi espíritu con Tu Paz y Tu Amor.

La Conciencia

El saber que Dios me ama sin condiciones,
me permite ser honesto/a conmigo mismo/a.
Cómo ha sido mi último día? Cómo me siento ahora?
Comparto mis sentimientos abiertamente con el Señor.

La Palabra de Dios

Lucas 3:15-16,21-22

Como el pueblo estaba a la expectativa y todos se preguntaban si Juan no sería el Mesías, él tomó la palabra y les dijo: «Yo los bautizo con agua, pero viene uno que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de desatar la correa de sus sandalias; él los bautizará en el Espíritu Santo y en el fuego. Todo el pueblo se hacía bautizar, y también fue bautizado Jesús. Y mientras estaba orando, se abrió el cielo. y el Espíritu Santo descendió sobre él en forma corporal, como una paloma. Se oyó entonces una voz del cielo: «Tú eres mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta toda mi predilección».

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • Éste es un punto muy alto en la historia de la salvación. En una visión de la Trinidad. Jesús, hijo de María, se ha definido como el muy amado Hijo de Dios, el Padre.
  • A menudo, como aquí, Lucas presenta a Jesús en oración. Al elegir ser bautizado, el Hijo de Dios se identifica con la comunidad de toda la humanidad, con cada uno de nosotros/as, con nuestro destino en la vida y con nuestro destino final de la salvación.
  • ¿He confirmado el compromiso bautismal que mis padrinos hicieron en mi nombre? ¿Mantengo viva la llama de la fe en mi corazón, la luz de Cristo ardiendo brillantemente?

Conversación

Que sucede en mí, mientras rezo?
Siento consuelo, preocupación, indiferencia?
Imagino a Jesús mismo sentado o de pie, a mi lado,
y comparto estos sentimientos con Él.

Conclusión

Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo;
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.

Amen

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses