Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2019-03-14

La Presencia de Dios

Amado Jesús, acudo hoy frente a Tí,
deseando Tu Presencia.
Deseo amarte como Tú me amas.
Que nada me separe nunca de Tí.

La Libertad

Tu muerte en la Cruz me ha hecho libre.
Puedo vivir alegre y libremente
sin temor a la muerte.
Tu misericordia no tiene límites.

La Conciencia

El saber que Dios me ama sin condiciones,
me permite ser honesto/a conmigo mismo/a.
Cómo ha sido mi último día? Cómo me siento ahora?
Comparto mis sentimientos abiertamente con el Señor.

La Palabra de Dios

Mateo 7:7-11

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre. Si a alguno de vosotros le pide su hijo pan, ¿le va a dar una piedra?; y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Pues si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, cuánto más vuestro Padre del cielo dará cosas buenas a los que le piden!"

 

 

 

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • ¿Te desafía este texto? Si es así, deja que el desafío sea tu oración. Espíritu Santo, ayúdame a entender lo que estás tratando de decirme. Ayúdame a vivir con tu enseñanza. Puedo recibir una invitación para abrir mi corazón a una comprensión muy diferente de lo que Dios es y cómo Dios nos mira.
  • San Mateo apela a nuestra experiencia de ser padres y cómo estamos inclinados en favor que querer dar lo mejor a nuestros hijos/as. ¿Escucho una invitación para una confianza más profunda en Dios, que tiene mi bienestar en su corazón?

Conversación

Como me ha llegado la Palabra? Me ha dejado indiferente?
Me ha consolado, o me ha impulsado a actuar en otra forma?
Imagino a Jesús mismo, sentado o de pie, cerca de mí.
Me vuelvo hacia Él y le abro mi corazón.

Conclusión

Gloria al Padre,
Gloria al Hijo,
Gloria al Espiritu Santo,
como era en el principio,
es ahora, y siempre será,
por los siglos de los siglos
Amen

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses