Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2019-05-16

La Presencia de Dios

Cuando entro en tu presencia, oh Señor,
sé que estoy en la presencia de mi Creador.
Tú me creaste por amor
incluso conoces la cantidad de pelos de mi cabeza.
Tu presencia, oh Señor, es la más grande de todas. 

La Libertad

Pido la gracia de creer en lo que podria llegar a ser y hacer, si solo le permitiera a Dios continuar su obra en mí­.
Dejar que Él, quien me creó y me ama, continúe creándome, guiándome y dándome forma.

La Conciencia

En la Presencia de Dios
recuerdo honestamente mis sentimientos del día anterior, mis alegrías, mis penas y mis esperas...
Puedo ver en cuáles estaba presente Dios?

La Palabra de Dios

Juan 13:16-17

"En verdad les digo: El servidor no es más que su patrón y el enviado no es más que el que lo envía. Pues bien, ustedes ya saben estas cosas: felices si las ponen en práctica.".

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • En el pasaje del Evangelio de esta semana, Jesús me ha dicho más de una vez que Él y su Padre son uno. Hoy, Él le da una nueva dimensión a esto: me dice que Él y yo somos uno (“Quien quiera recibir al que yo envío, me recibe a mí”). ¿Puedo creer que tengo una estrecha unión con Jesús? ¿Cambia lo que siento sobre mí?
  • Este no es el único lugar en los Evangelios en que Jesús habla de su unión con nosotros. Por todas partes dice lo que hagamos por las personas más desvalidas y pobres, a la mujer o al hombre que veo sentado en mi camino, sobrepasado por las drogas o el alcohol, o acurrucados en un saco de dormir en un umbral. ¿Los juzgo? ¿Los resiento? ¿Me siento que soy mejor que ellos? ¿Recuerdo que Jesús se identifica con esa gente, y esto cambia mi actitud hacia ellos/as? Oro para recibir la luz.

Conversación

Como me ha llegado la Palabra? Me ha dejado indiferente?
Me ha consolado, o me ha impulsado a actuar en otra forma?
Imagino a Jesús mismo, sentado o de pie, cerca de mí.
Me vuelvo hacia Él y le abro mi corazón.

Conclusión

Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo;
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.

Amen

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses